Sábado 13 de agosto de 2022

Mons. Urbanc celebró el don de la vida a los pies de la Virgen del Valle

  • 27 de julio, 2018
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
En la festividad de Santiago Apóstol, miércoles 25 de julio, el obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, celebró su cumpleaños con una misa de acción de gracias a los pies de la Virgen del Valle. Lo acompañaron sacerdotes del clero catamarqueño y tucumano, en la catedral basílica y santuario de Nuestra Señora del Valle.
Doná a AICA.org
El obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, celebró su cumpleaños el miércoles 25 de julio, durante la festividad de Santiago Apóstol, con una misa en la catedral basílica y santuario de Nuestra Señora del Valle. Lo acompañaron sacerdotes del clero catamarqueño y tucumano.

Una gran cantidad de fieles se hizo presente para compartir la Eucaristía con el obispo, entre ellos la gobernadora de Catamarca, doctora Lucía Corpacci.

Durante su homilía, Mons. Urbanc se refirió al apóstol Santiago como "el primer mártir", aquel hijo de Zebedeo, y hermano de Juan, a quien Herodes lo toma preso y lo manda decapitar. El prelado catamarqueño aprovechó la homilía para pedir oraciones por la salud del obispo de Añatuya, monseñor José Melitón Chávez, quien se encuentra en grave estado de salud.

"En este día estoy dando gracias a Dios por mis 60 años de vida. Les agradezco a todos los que han venido a la misa para pedir por mis intenciones, para que pueda cumplir esto que me han confiado en Catamarca. Y como los obispos somos sucesores de los apóstoles, yo digo que soy sucesor de Santiago, porque nací en su día", manifestó.

En una sociedad "materialista y hedonista", se percibe "una fobia contra la fe cristiana, que la sintetizan en la Iglesia, pero es en contra de Cristo, contra los valores cristianos", dijo. Por eso, invitó a los fieles a "pedir a Santiago que tengamos el valor de defender los valores que dignifican la vida humana, y no nos dejemos engañar diciendo que ahora hay nuevos valores. No puede ser un valor nuevo, por ejemplo, matar a una persona. El valor es la vida, el respeto por el otro, el servicio al otro. Esos valores hay que asumirlos, respetarlos y vivirlos", afirmó.

Al concluir, enfatizó: "Si queremos ser cristianos, si decimos que somos hijos de María, tenemos que ser coherentes. Que Santiago, con su ejemplo, nos ayude a tomar en serio nuestra fe, a vivir en clave de esperanza, sabiendo que nuestra meta es el cielo, no la tierra", concluyó.+