Jueves 26 de mayo de 2022

Mons. Tissera hizo llegar sus condolencias por la muerte del padre Tarcisio Avesani

  • 12 de mayo, 2022
  • Quilmes (Buenos Aires) (AICA)
Ante el fallecimiento del sacerdote, ocurrido a los 88 años en Italia, el obispo de Quilmes envió un mensaje a la misa exequial en Verona, destacando su ministerio pastoral en esta diócesis argentina.
Doná a AICA.org

El obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, hizo llegar su mensaje a la misa de exequias del padre Tarcisio Avesani, fallecido este domingo 8 de mayo en la ciudad italiana de Verona.

El padre Avesani se desempeñó durante varios años como sacerdote Fidei Donum en la diócesis de Quilmes, donde ejerció un fecundo ministerio, y falleció a sus 88 años.

Con ocasión de la misa exequial, monseñor Tissera hizo llegar un mensaje, que fue leído por el padre Francesco Ballarini: “En las exequias del padre Tarcisio Avesani, nos hacemos presentes como Iglesia diocesana de Quilmes, en Argentina, para hacer memoria agradecida por la vida y ministerio del padre Tarcisio. Agradecemos a la Iglesia de Verona, en la persona de su obispo, y a la familia Avesani por habernos regalado por muchos años un sacerdote con tantas virtudes puestas al servicio del Reino”, valoró. 

“El padre Tarcisio se hizo uno con nuestro presbiterio diocesano; además de desempeñarse en varios oficios que los obispos diocesanos le confiaron; fue un hombre que supo formar comunidades creyentes, orantes y misioneras. Fue un pastor empeñado en hacer presente el Evangelio no sólo con su prédica sencilla y cercana, sino con innumerables obras materiales para el servicio de las comunidades. Heredando de su familia la pericia en la construcción, construyó y mejoró muchas iglesias, capillas y salones de encuentro en nuestra diócesis. El último tiempo, estuvo abocado al cuidado y mejoramiento de nuestras casas de retiro”, recordó. 

“Pude compartir con el padre Tarcisio sus últimos 5 años en la Argentina. Compartía con él la Eucaristía de cada día de semana en nuestra capilla del Obispado y también el almuerzo. Su amor a Cristo y a la Iglesia se reflejaban en sus conversaciones y en su disponibilidad para ayudar a sacerdotes y diáconos en todo. Era un agente entusiasta y comprometido de la pastoral familiar, más concretamente en el Movimiento de Encuentros Matrimoniales. Tenía la particularidad de ganar amigos, hombres y mujeres a los que comprometía en el servicio pastoral en diversas actividades, sin olvidar nunca a los pobres. Disfrutaba del buen comer y con amigos, cualidad que lo distinguía como buen cocinero. Hasta el último tiempo de su permanencia acá, cada día dedicaba un tiempo a sus plantas frutales y verduras”, describió. 

Finalmente, saludó al obispo de Verona y a la familia Avesani, enviando su gratitud y sus condolencias. “Que la Virgen María lo lleve en sus brazos a la presencia de Dios”, rezó. 

El padre Tarcisio Avesani nació en Italia el 14 de febrero de 1934 y falleció el 8 de mayo de 2022. Fue uno de los tantos sacerdotes de la diócesis de Verona (Italia) que durante años brindaron sus servicios ministeriales a la diócesis de Quilmes,  sus obispos y a las sucesivas comunidades que les fueron encomendadas.

Ordenado presbítero el 7 de octubre de 1956 en su tierra natal por el Cardenal Giovanni Urbani , se incorporó a la recién creada diócesis de Quilmes con un primer destino pastoral de fecha 5 de febrero de 1977 como vicario cooperador de las parroquias Sagrada Familia y Nuestra Señora de Luján de Berazategui.

Poco tiempo después, el 7 de octubre de 1978, fue nombrado párroco de San José y Santa Cecilia de Berazategui, parroquia en la que se desempeñó por largos años asumiendo a la vez tareas de Responsable del decanato de Berazategui, en Cáritas Diocesana, en la Pastoral Bíblica y en Migraciones.

Atendiendo a su experiencia pastoral y su capacidad organizativa, monseñor Jorge Novak le encomendó sucesivamente las importantes parroquias de Nuestra Señora de Perpetuo Socorro de Quilmes Oeste el 27 de noviembre de 1986 y de San Francisco Solano (Solano) el 28 de mayo de 1992, parroquias que habían pasado circunstancias que requirieron de él.

Formó parte en distintas oportunidades de los organismos pastorales colegiados como son el Consejo Presbiteral, el Consejo Pastoral Diocesano y el Colegio de Consultores, cumpliendo también el rol de asesor del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, el Consejo de Hombres de la Acción Católica y de los Encuentros Matrimoniales.

Ya en los años de ministerios episcopales de los obispos Luis Stöckler y Carlos José Tissera, tuvo regresos temporarios (uno el 9 de junio de 2003) a Verona, su diócesis de origen, volviendo nuevamente a Quilmes para seguir prestando sus servicios ministeriales. Querido por las sucesivas feligresías que tuvo a su cargo, el regreso definitivo a su patria fue el 11 de junio de 2017.

El pasado domingo 1º de mayo, luego de un encuentro con su familiares en su tierra natal, sufrió un accidente cerebro vascular que provocó su deceso el 8 de mayo, Solemnidad de Nuestra Señora de Luján, patrona de su segunda patria, en la cual vivió y sirvió por cuarenta años, y Domingo del Buen Pastor, a quien pidieron “lo reciba en las praderas eternas”.+