Martes 9 de agosto de 2022

Mons. Sucunza: "Era la sed de Cristo en la cruz lo que movía a la Madre Teresa"

  • 6 de septiembre, 2016
  • Buenos Aires (AICA)
Unas horas después de la celebración de la canonización de la Madre Teresa de Calcuta, presidida por el papa Francisco en Roma, se celebró en la catedral metropolitana Santísima Trinidad, de Buenos Aires, una misa de acción de gracias por la nueva santa de la Iglesia Católica, que fue presidida por monseñor Joaquín Mariano Sucunza, obispo auxiliar y vicario general del arzobispado de Buenos Aires.
Doná a AICA.org
Con motivo de la canonización de la Madre Teresa de Calcuta, se celebró ayer, 4 de septiembre, una misa de acción de gracias en la catedral metropolitana de Buenos Aires, que estuvo presidida por monseñor Joaquín Mariano Sucunza, obispo auxiliar y vicario general del arzobispado de Buenos Aires y concelebrada por el presbítero Alejandro Russo, rector de la catedral primada y capellán del Belgrano Day School.

En su homilía, el obispo aseguró que "cuando amamos más a Dios, y más seguimos a Jesús, más amamos a nuestros padres, a nuestros hermanos, al esposo, a la esposa, a nuestros hijos, y estamos más dispuestos a dar la vida", y animó a seguir el ejemplo de los santos: "Esto es lo que vivía la Madre Teresa, y vivían los grandes santos, y vivía Mama Antula, y el Cura Brochero."

Monseñor Sucunza reflexionó puntualmente sobre una de las frases de Jesús en la cruz, "tengo sed", la frase que la Madre Teresa tomó como lema: "A ella se le clavó en el alma esa expresión de Jesús en la cruz", afirmó, "era la sed de Cristo en la cruz lo que la movía".

"En esa sed es que inducía su decisión por jugarse por los más pobres entre los pobres. Que mueran sintiéndose amados, era la gran preocupación de ella", recordó el obispo, y aseguró que "por eso para nosotros en este Año de la Misericordia es una de las figuras fuertes. Nos habla de qué cosas hacer para expresar este amor a Dios del ser cristiano", concluyó.+