Domingo 17 de octubre de 2021

Mons. Scheinig a la vida consagrada: "El desafío es la sinodalidad"

  • 7 de septiembre, 2021
  • Mercedes (Buenos Aires) (AICA)
"Si caminamos juntos, estamos más cerca del Evangelio, del sueño de Jesús, animó el arzobispo, e invitó a los consagrados a seguir en este camino de encuentro, de comunión y de fraternidad.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, presidió el domingo 5 de septiembre la Eucaristía por las consagradas y consagrados de esta jurisdicción eclesiástica en la capilla de la comunidad de las Hermanas de San Antonio de Padua, de la ciudad bonaerense de Mercedes.

La misa también se transmitió a través de los canales digitales habituales para los que no pudieron participar de modo presencial.

Durante la homilía, monseñor Scheinig recordó que “la vida es para el encuentro, para la afectividad, los vínculos. La vida plena es con otros, para compartirla, para caminar con otros”.

“En las comunidades cristianas, y también en las comunidades religiosas estamos invitados a escuchar este llamado del Señor a abrirse, como invita el Evangelio.  El Señor da esa gracia, esa fuerza, pero de parte nuestra requiere un trabajo de conversión”, afirmó.

“Hoy celebramos la alegría de la vida consagrada. ¡Cuánto tenemos para dar gracias a Dios por la consagración, por la entrega personal y también de nuestras hermanas y hermanos!. ¡Cuánto bien nos hace hacer memoria de tanta vida ofrecida!", exclamó, y agregó: "Nosotros damos testimonio de la fidelidad del Señor, porque Él siempre ha estado y eso para nosotros es un motivo de alegría y serena esperanza”.-

Por último, monseñor Scheinig expresó que la Palabra del Evangelio de este domingo desafía a abrirnos a la realidad, al mundo y  a que en nuestras comunidades cristianas, y en la vida consagrada, se puede ofrecer un tipo de vinculación distinta, de vínculos sanos, de calidad, así como Dios que es Trinidad, comunión de amor.

“Parte de la sanación de este tiempo es que podemos caminar juntos con la riqueza de la diversidad. El desafío, como nos invita el papa Francisco, es la sinodalidad. Si caminamos juntos, estamos más cerca del Evangelio, del sueño de Jesús” animó e invitó a los consagrados a seguir en este camino de encuentro, de comunión y de fraternidad.+