Lunes 26 de octubre de 2020

Mons. Sánchez animó a dejar que Dios viva en nosotros

  • 10 de junio, 2020
  • San Miguel (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de Tucumán presidió el domingo 7 de junio la misa en honor de la Santísima Trinidad

En el día de la Santísima Trinidad, el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, presidió una misa sin presencia de fieles, que fue transmitida por televisión.



En su homilía, destacó que, después de haber contemplado la pasión, muerte y resurrección de Jesús, su ascensión a los Cielos y la venida del Espíritu Santo, “la Iglesia nos regala estas solemnidades para seguir penetrando en el misterio del amor de Dios”.



“Hoy, hermosamente, este misterio de la Trinidad, el Dios en el que nosotros creemos: tres personas distintas y un solo Dios verdadero, que se revela como Padre, Hijo y Espíritu Santo, como comunidad de amor, porque el Dios en que nosotros creemos es amor, y se expresa ese amor en la comunión de personas, vínculo de amor”, afirmó.



“Este Dios, que es comunión de personas, se nos ha revelado en Jesucristo y ha venido a mostrarnos la grandeza del amor del Padre, y esa fuerza del amor de Dios se llama Espíritu Santo, y él ha venido encarnándose, haciéndose uno de nosotros sin dejar de ser Dios, a revelarnos a este Padre que tanto nos ama, y que la fuerza de ese amor es la persona del Espíritu Santo”, detalló.



“En ese misterio del amor de Dios, cada uno de nosotros hemos sido también creados, porque el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. ¿Y en qué nos parecemos a Dios? En la capacidad de amar”.



“Esa fuerza del amor siempre es expansiva, siempre busca contagiar, llegar a todos lados. Por eso, el parecido que tenemos con Dios, la semejanza que tenemos con Dios, es que hemos sido creados personas y personas en comunión, para vivir en el amor”, sostuvo.



“Ese Dios que es amor, vive en nosotros. Y es importante que lo dejemos vivir, que le demos lugar”, animó.