Miércoles 18 de mayo de 2022

Mons. Olivera participó de la 60ª Peregrinación Militar a Lourdes

  • 23 de mayo, 2018
  • Lourdes (Francia)
Entre el 17 y el 21 de mayo se realizó en el Santuario de Lourdes, Francia, la 60ª Peregrinación Militar Internacional (PMI) con el tema: "Pacem in terris" (Paz en la Tierra) de la que participaron representaciones de unas cuarenta naciones, reuniendo más de 12.000 militares, miembros de las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad, familiares y autoridades. La participación argentina estuvo encabezada por el obispo castrense monseñor Santiago Olivera
Doná a AICA.org
Entre el 17 y el 21 de mayo se realizó en el Santuario de Lourdes, Francia, la 60ª Peregrinación Militar Internacional (PMI) con el tema: "Pacem in terris" (Paz en la Tierra) de la que participaron representaciones de unas cuarenta naciones, reuniendo más de 12.000 militares, miembros de las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad, familiares y autoridades.

Esta peregrinación se lleva a cabo todos los años junto a la Gruta de la Virgen y fue instituida al término de la Segunda Guerra Mundial a fin de que los distintos miembros de las Fuerzas Armadas recen juntos por el mantenimiento de la Paz. La primera edición tuvo lugar en 1958, en cuya ocasión reunió a 40.000 peregrinos procedentes de 11 países.

"Todos juntos, para caminar hacia la paz, confraternizar, compartir y rezar. En un mundo globalizado y violento, este encuentro es un instrumento y semilla de paz y concordia", explican desde la organización de la peregrinación.

Los actos de esta PMI incluyeron la ceremonia de apertura, con las banderas, músicas y autoridades, procesión y bendición de los enfermos, coloquio internacional de las autoridades, acto de homenaje a los muertos de todas las naciones, procesión mariana de las antorchas, misa internacional y Fiesta del Adiós.

Participación argentina
La participación argentina estuvo encabezada por el obispo castrense monseñor Santiago Olivera.

El domingo 20 de mayo, solemnidad de Pentecostés, monseñor Olivera, el vicario general del obispado castrense, monseñor Gustavo Acuña y el capellán mayor de la Armada, presbítero Eduardo Castellanos concelebraron en la misa que tuvo lugar en el altar mayor de la Basílica de San Pío X.

El prelado castrense manifestó que en Lourdes "pude renovar el deseo de trabajar más por nuestra Iglesia Castrense, con los capellanes, con el pueblo que se nos ha confiado" y añadió: "Salimos rejuvenecidos, para ahondar en la fe, para seguir trabajando en esta lindísima aventura de anunciar el Evangelio, y que ese Evangelio sea encarnado en actitudes, en sentimientos, en criterios de todo lo que se nos ha confiado acompañar pastoral y espiritualmente".

Monseñor Olivera, que por primera vez participa como obispo castrense de esta peregrinación internacional, destacó que fue muy conmovedor ver en las distintas capillas que conforman el Santuario de Lourdes, "a los militares adorando al Santísimo Sacramento, de rodillas piadosamente, rezando al Señor de la Eucaristía, eso me despertó un fruición del alma, fue un abrigo al espíritu".

El encuentro sirvió además para que el obispo castrense argentino pudiera intercambiar experiencias con sus pares castrenses de Francia, España, Italia, Croacia y Alemania, entre otros. "El encuentro con ellos, fue de una riqueza suprema, donde tuvimos tiempo de reflexionar sobre esta experiencia compartida, sobre nuestro ministerio, el que se nos confió, el de acompañar a las fuerzas armadas y a las fuerzas de seguridad".

Visita pastoral a Chipre
Terminada la PIM a Lourdes, monseñor Santiago Olivera se dirigió a Paris desde donde partirá hacia Chipre para visitar a la delegación de soldados argentinos que se encuentran en misión de paz.

"Me da mucha ilusión saber que voy a estar cerca de aquellos hombres y mujeres a quienes se les ha confiado ests fuerza de paz en aquella nación. Nuestro país, hace años que tiene permanencia en Chipre, voy como un pastor, con gesto de cercanía, para alentar y acompañar también al actual capellán", explicó el obispo castrense.

"Nuestros soldados en Chipre, dijo finalmente monseñor Olivera, son enviados para custodiar y preservar la paz, tal como el lema de esta Peregrinación Militar Internacional, Paz en la Tierra, la misma que nos compromete a preservar la paz, a trabajar por la paz".+