Viernes 30 de septiembre de 2022

Mons. Olivera animó a rezar por "la vocación común que nos une"

  • 1 de noviembre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
El delegado episcopal para las Causas de los Santos, monseñor Santiago Olivera, se refirió en una entrevista a la Jornada de Oración por la Santificación del Pueblo Argentino.
Doná a AICA.org

En una entrevista al programa Claves para un Mundo Mejor, que se emite los sábados por Canal 9, monseñor Santiago Olivera, delegado episcopal para las Causas de los Santos y obispo Castrense, se refirió a la Solemnidad de Todos los Santos y la Jornada de Oración por la Santificación del Pueblo Argentino, que se celebra ininterrumpidamente desde hace 25 años.

Consultado sobre la fiesta de Halloween, que en los últimos años adquirió mucha popularidad en la Argentina, el obispo aconsejó que “no nos dejemos invadir por tradiciones que son ajenas a nosotros”.

“Uno tendría que preguntarse de verdad qué estamos celebrando, qué estamos haciendo, porque es una tradición que está metiéndose aquí, en nuestra Patria”. En ese sentido, animó a celebrar la víspera de la solemnidad de Todos los Santos, como se celebra en varios lugares del país, donde los niños de catequesis y la gente se visten de santos.

Respecto a las celebraciones promovidas por la Iglesia para estas fechas, monseñor Olivera destacó que este año se cumplen 25 años desde que, por feliz iniciativa del Episcopado argentino, se celebra la Jornada Nacional por la Santificación del Pueblo Argentino, “nuestra santificación, la santificación de todos”.

Esta jornada “nos recuerda la vocación común que nos une, que es la vocación a la santidad. También nos recuerda que hay muchos santos en el cielo, de nuestra familia, de nuestras comunidades, de nuestra buena gente, que conocemos, de la puerta de al lado. Sólo unos pocos son canonizados, son puestos en la Iglesia como el modelo que debemos seguir”.

“En estos 25 años que venimos rezando de modo ininterrumpido, volvemos a pedir a Dios para que seamos santos y también que nuestros siervos de Dios y venerables, que son muchos, puedan pronto ser glorificados y puestos como modelos de nuestra paz”, expresó. 

En ese sentido, llamó a “agradecer que en estos últimos años hay como un ramillete de hombres y mujeres de nuestra patria” que son modelos de santidad: El Cura Brochero, Fray Mamerto Esquiú, los beatos y beatas que conocemos, y recientemente el Papa ha firmado el decreto del martirio de un jesuita italiano y un sacerdote del clero argentino, en Orán, al norte del país, destacó. Por eso, este fin de semana estuvo dedicado a pedir al Señor “la gracia de la pronta canonización de estos hermanos y hermanas nuestros”.

En este año particular de los 25 años, también dedicado a San José, el obispo pidió “que custodie nuestro pueblo con corazón de Padre. Ponemos esta jornada bajo la protección de San José, para que él custodie la vida de todos los argentinos, en estos momentos tan difíciles que nos toca transitar”.

En el marco de la celebración de Todos los Santos, el prelado animó a las familias a participar de la Eucaristía para rezar juntos, y en los hogares, a prender una velita “a los santos que conocen, pero también pensando en nuestros santos que están en camino”, y aprovechar para hacer una “catequesis de la santidad”, recordando que el bautismo y la santidad están emparentados, porque es un camino al que todos estamos convocados y todos debemos transitar.

Finalmente, el prelado envió su bendición y recordó que, ante la partida de un ser querido, “tenemos que creer en la resurrección, tenemos que creer en la vida”, porque “a pesar del dolor, la fe ilumina el reencuentro, y podemos hacer mucho rezando y ofreciendo nuestros sacrificios en sufragio por ellos”.+