Viernes 12 de agosto de 2022

Mons. Ojea en el Domingo de Ramos: "La Pasión es una escuela de vida"

  • 13 de abril, 2022
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
El obispo sanisidrense recordó que "da las herramientas espirituales para poder afrontar las contradicciones: la paciencia, la confianza en Dios, la aceptación del sufrimiento redentor".
Doná a AICA.org

El obispo de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea, celebró la misa del Domingo de Ramos, luego de la procesión y la bendición de las palmas en la parroquia Espíritu Santo, de esta ciudad del norte del conurbano bonaerense.

“La Pasión es una escuela de vida”, recordó el prelado sanisidrense en el comienzo de la homilía, y puntualizó: “Nos da las herramientas espirituales para poder afrontar las contradicciones: la paciencia, la confianza en Dios, la aceptación del sufrimiento redentor”.

Refiriéndose a la entrada de Jesús en Jerusalén, el obispo señaló que “es el pueblo el que espontáneamente lo recibe y quiere agradecerle” y detalló que en ese momento Él permanece en silencio, hasta que el grupo de fariseos le pide que haga callar al pueblo que lo aclama, diciéndole: “Maestro, que no griten más”.

Ante este pedido de acallar al pueblo, monseñor Ojea advirtió: “Ahí hay una gran dureza de corazón, al no poder aceptar la gratitud”.

“Nosotros queremos abrir nuestro corazón en esta Semana Santa, recibirlo como lo recibió el pueblo en Jerusalén, en nuestro corazón y en la realidad de nuestra vida”, sostuvo, y completó: “Jesús entra en silencio porque sabe que se va a encontrar con una contradicción: ese pueblo que lo aplaude, que agita las palmas, es el mismo pueblo que va a gritar cuatro días después: ¡Crucifíquenlo!”.

El obispo invitó a la comunidad sanisidrense a pedirle al Señor "poder ser fieles y seguirlo de cerca” y reconoció que también “vamos a enfrentar contradicciones, pero estamos con Él que nos da todas las herramientas para poder afrontarlas bien, para no tener miedo y para jugarnos de verdad por Él”.

Al reflexionar sobre el Evangelio de San Lucas, en cuyo relato refiere a cuando Jesús crucificado, dice: “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”, el prelado afirmó: “Cuando pecamos hay una parte del corazón que no sabe lo que hace y otra que sí”.

Refiriéndose a San Dimas, el delincuente crucificado a la derecha de Jesús, monseñor Ojea parafraseó las palabras del santo, diciendo: “Acordate de mí cuando llegues a tu Reino”, a lo que Jesús le responde “hoy estarás conmigo en el Paraíso”. Y graficó: “El primer santo del cristianismo, vio todo en un instante, entonces pidió un lugar; se conoció a sí mismo delante de Dios”.

Hacia el final de su mensaje, el obispo expresó su deseo de poder, en esta Semana Santa, reconocerse en el Señor y “que podamos acompañarlo y seguirlo de cerca”.

Más información en www.obispado-si.org.ar y redes sociales.+