Jueves 11 de agosto de 2022

Mons. Ojea confió a santa Bakhita el cuidado de las mujeres que sufren la trata

  • 8 de febrero, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Mons. Oscar Ojea, compartió una reflexión con ocasión de la octava Jornada Mundial de Oración contra la Trata de Personas.
Doná a AICA.org

En el día en que la Iglesia conmemora a Santa Josefina Bakhita, cada 8 de febrero se celebra la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas.

Este año, la jornada lleva el lema "La fuerza del cuidado: mujeres, economía y trata de personas". En diálogo con la Oficina de Comunicación y Prensa de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), su presidente y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea, compartió una reflexión.

“Este es uno de los fenómenos más humillantes que lastiman la dignidad de las personas y que las convierten en cosas y objetos de compraventa humillando el tesoro de ser creatura de Dios destinadas a compartir la felicidad con sus hermanos", comenzó diciendo el prelado.

"Recuerdo la impresión que me produjeron en el Sínodo de la Amazonia los relatos de las comunidades que habían vivido migraciones forzosas debido a la contaminación del agua en muchos lugares de la cuenca del Amazonas. Habían tenido que abandonar costumbres ancestrales ligadas a la pesca y a la agricultura porque la crisis socioambiental los empezaba a tocar muy de cerca, no pudiendo sostenerse con los bienes que producían en el pasado", relató.

"Al emigrar entraban en contacto con la dinámica de las ciudades a la que no se podían adaptar, entonces las mujeres eran buscadas para ejercer la prostitución considerado el medio más inmediato para poder sostenerse y mantener así a la familia.  Eran verdaderamente desgarradores los relatos de estas experiencias que sufrían especialmente las mujeres para sobrevivir en un medio desconocido y hostil", enfatizó. Al respecto, reflexionó: "Qué importante es la posibilidad de encontrar una comunidad cristiana que pueda servir al cuidado de tantas hermanas que caen en esta pobreza indescriptible de tener que esclavizarse para poder sostener sus vidas y las de sus hijos".

"Encontramos  en Josefina Bakhita un ejemplo de humildad y fortaleza que nos ayuda en este camino. Ella supo lo que era ser esclava  a partir de los 9 años en Sudán, donde fue raptada y vendida varias veces hasta que finalmente, sirviendo a una buena familia descubrió la fe cristiana, perdonó a aquellos que le habían hecho tanto mal y consagró su vida al servicio de la libertad de tantísimas hermanas en la orden religiosas de las Canossianas", recordó.

Por eso, pidió "el cuidado de tantas hermanas nuestras que sufren esta profunda herida en la dignidad de sus personas y un cambio profundo en nuestras economías que permitan y faciliten el acceso al trabajo digno de todas las personas que se encuentran con enormes dificultades para integrarse a tantas comunidades con distintas culturas, valores y costumbres”.+