Viernes 29 de septiembre de 2023

Mons. Mestre ordenó un nuevo diácono permanente en Necochea

  • 6 de junio, 2023
  • Necochea (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Mar del Plata confirió ese grado sacramental a Fernando Roca, a quien invitó a permanecer en una completa "disposición de corazón a Dios" y seguir siendo "un verdadero servidor".
Doná a AICA.org

El obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, presidió la Eucaristía en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes de la ciudad de Necochea y ordenó diácono permanente a Fernando Roca. Concelebraron el presbítero Alejandro Martínez, párroco del templo, y sacerdotes locales.

En la homilía, monseñor Mestre reflexionó sobre la base de tres palabras: "disposición", "sabio", "servidor", que instó al nuevo ordenado a predicarlas con las acciones cotidianas.

Primeramente, el prelado se refirió a la “disposición de corazón a Dios” y señaló: “En un mundo que muchas veces se resiste a disponer su corazón a Dios, nosotros desde la fe nos disponemos para hacer su voluntad”.

Monseñor Mestre animó al nuevo diácono permanente a “que en lo pequeño o lo grande que tengas que discernir y definir para la vida y el servicio pastoral esté profundamente marcado por una sincera espiritualidad de disposición de corazón a Dios”.

Dirigiéndose a Roca, el obispo marplatense le recordó que tendrá que ser siempre “sabio para tu vida y, sobre todo, de cara a animar la comunidad cristiana”.

“Le pedimos a Dios que puedas ser ministro sabio para conducir a tus hermanos y hermanas por el camino del Evangelio con la alegría que nos regala Jesús”, agregó.

Por otra parte, el obispo de Mar del Plata mencionó que el lema particular elegido por el ordenado debe “orientar tu vivencia del diaconado: ‘No he venido a ser servido sino a servir’”. 

“Es obvio que el servicio es un elemento esencial de la identidad diaconal. En ese contexto elegís de corazón ser un servidor. Jesús es claro: entre sus discípulos no debe haber abuso de autoridad y de poder. La clave para sanear y sanar el ejercicio del poder y de la autoridad en la vida de la Iglesia es el servicio”, sostuvo.

“Querido Fernando, que en el ejercicio cotidiano de tu ministerio ordenado puedes seguir siendo un verdadero servidor como lo has sido hasta ahora”, concluyó.+