Jueves 1 de diciembre de 2022

Mons. Martorell: "Señor, enséñanos a elegir siempre lo mejor"

  • 21 de julio, 2016
  • Puerto Iguazú (Misiones) (AICA)
En su mensaje semanal, el obispo de Puerto Iguazú, monseñor Marcelo Raúl Martorell, expresó que las palabras del evangelio, "María ha elegido lo mejor", no se refieren exclusivamente a los que eligen la vida contemplativa, "sino que todo cristiano debe hacerlas suyas ?en cierta medida- no dándose a la acción sin antes haber profundizado la palabra de Dios en la oración".
Doná a AICA.org
El obispo de Puerto Iguazú, monseñor Raúl Martorell, se refirió en su mensaje semanal al pasaje del Evangelio de Lucas en el que las hermanas de Lázaro, María y Marta, reciben a Jesús en su casa y, Marta preocupada por servir a Jesús, se queja de que María ? sentada a los pies del Maestro- no la ayuda.

"Aunque sea loable la actitud de Marta de afanarse en la preparación del banquete, hay un modo de acoger al Maestro -como Él mismo lo declara- y es el elegido por María", explicó el obispo. "En efecto cuando Dios visita al hombre, lo hace para traerle sus dones, su palabra y esto es lo más importante, escuchar al Señor en sus palabras", afirmó.

Asimismo, señaló que "la Palabra de Dios es palabra de Vida Eterna y es necesario absolutamente escucharla. Lo que salva al hombre no es la multiplicidad de las obras, sino la palabra de Dios escuchada con amor y vivida con fidelidad".

"?María ha elegido lo mejor? y esto no es patrimonio exclusivo de los que eligen la vida contemplativa, sino que todo cristiano debe hacerla suya ?en cierta medida- no dándose a la acción sin antes haber profundizado la palabra de Dios en la oración", aseveró y continuó: "Sólo así será capaz de vivir el evangelio, aunque el hacerlo le resulte arduo y le exija sacrificios".

Finalmente, el prelado expresó que "todo cristiano debe comenzar por la oración su acción en la vida, para que esta sea provechosa y sea obra del Espíritu, estas dos fases son inseparables si se quiere hacer el bien común, el bien a los hombres".

"Que María, madre de la oración, nos acompañe en el trajinar de la vida", concluyó.+