Viernes 30 de julio de 2021

Mons. Martínez: El compromiso es integrar a los "nuevos leprosos"

  • 16 de febrero, 2021
  • Posadas (Misiones) (AICA)
"Lamentablemente estos hermanos están tan en la marginalidad, que padecen nuestro olvido, exclusión y racismo. De ellos no se ocupa casi nadie", advirtió el obispo de Posadas al llamar a integrarlos.
Doná a AICA.org

El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, consideró que la identidad cristiana se desdibuja si no se abre el corazón a las enseñanzas de Jesús y se va en busca de los muchos “leprosos” de este tiempo.

“Aunque es frecuente que como cristianos podamos ir perdiendo la capacidad de encuentro con Jesucristo, que se hace presente en los marginados y excluidos de hoy, está en la esencia de nuestro seguimiento del Señor, el amor a todos y sobre todo a los hermanos más débiles”, recordó en su carta semanal.

“Los leprosos de hoy en nuestra realidad misionera tienen distintos nombres: son la problemática indígena que cada vez más lleva a estos hermanos nuestros a deambular en contextos culturales adversos y racistas. Son los desnutridos que han crecido con limitaciones y diferencias que los llevan a la exclusión social e incluso a la condena por vagancia. Los leprosos son muchos jóvenes que no encuentran trabajo, y desde el vamos se encuentran sin futuro. Son los desamparados que siguen contenidos por el asistencialismo, todavía necesario en algunos casos, pero que daña la ‘cultura del trabajo’. Son los leprosos de nuestro tiempo los que padecen sida, y los enfermos que no tienen monedas para acercarse a un hospital o centro de salud y en este tiempo, de pandemia, tantos enfermos de todo tipo”.

El prelado sostuvo que “en la cercanía, compromiso e integración de estos ‘nuevos leprosos’, se pesará nuestro compromiso cristiano, y también la calidad de quienes que por su lugar y situación son dirigentes políticos, económicos y sociales…”

“Lamentablemente estos hermanos están tan en la marginalidad, que padecen nuestro olvido, exclusión y racismo. De ellos no se ocupa casi nadie, ni cuentan con micrófonos, ni cámaras de televisión. En nuestra realidad parece que están los ganadores y los perdedores”.

“Nosotros, si queremos asumir nuestra identidad de discípulos de Jesucristo, tendremos que asumir el compromiso siempre actual de la opción preferencial por los pobres, los leprosos de nuestro tiempo. Esto nos exige que como el Señor nos sintamos conmovidos y que, animados en la esperanza, busquemos caminos que nos lleven a construir una sociedad más solidaria, que respete la dignidad de las personas, la familia y sobre todo, la vida”, concluyó.+

» Texto completo de la reflexión