Lunes 20 de mayo de 2024

Mons. Margni: en Cuaresma, Dios 'nos convoca a la libertad'

  • 14 de febrero, 2024
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Avellaneda-Lanús compartió una carta a la comunidad diocesana, invitándola a un "camino de maduración que nos compromete en primera persona, para responder a la llamada de Dios".
Doná a AICA.org

El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Marcelo Margni, envió una carta a la comunidad diocesana con motivo del inicio del tiempo cuaresmal.

El prelado señaló que “estamos a las puertas de la Cuaresma que, como cada año, aunque siempre de un modo nuevo, nos invita a ponernos en camino. Es una invitación a dejarnos renovar desde lo más hondo, para responder en verdad a la llamada de Dios, que nos convoca  a la libertad”.

Además, recordó que el Papa Francisco “dedica su mensaje para la Cuaresma de 2024 a esta llamada a la libertad, que no se concreta de una vez y para siempre en un acontecimiento único, sino que supone un camino de maduración que nos compromete en primera persona”. 

“Es un bello y profundo mensaje, impregnado de resonancias bíblicas que nos hacen gustar la palabra que Dios nos dirige hoy y que, ciertamente, puede arrojar mucha luz sobre el itinerario que estamos invitados a recorrer en este tiempo”, agregó.

Y señaló: “En esta carta, más que indicarles nuevas orientaciones, me gustaría proponerles una lectura serena, atenta, del mensaje de Francisco, ya sea personalmente o -lo que será mucho más rico- en comunidad”.

"El mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma -dijo- nos plantea pistas muy concretas para introducirnos en este camino, para vivirlo «con los pies en la tierra». El Papa nos invita a ver la realidad; a escuchar los clamores de nuestro pueblo, especialmente de los pobres y de quienes sufren, y de la creación; a asumir responsabilidades y compromisos concretos, «encarnados»… No son detalles sin importancia. Podrían servirnos como una señal de alerta y un llamado de atención. En el camino hacia la libertad, siempre corremos el riesgo de quedarnos en las bellas palabras, piadosas meditaciones y nobles propósitos. Pero es un atajo que no conduce a ningún sitio. Son, en cambio, los concretos pasos cotidianos los que nos permiten hacer el camino al que Dios nos llama".

Finalmente, el obispo de Avellaneda-Lanús manifestó: "Muy concretamente, a través de la Palabra de Dios leída y meditada («rumiada», como le gustaba decir a los creyentes de los primeros siglos de la Iglesia) y a través de los acontecimientos cotidianos de nuestra vida, se nos van mostrando caminos para concretar nuestro itinerario cuaresmal de conversión. El mensaje del Papa nos propone algunas preguntas que van en este mismo sentido".

» Texto completo de la carta pastoral