Miércoles 25 de mayo de 2022

Mons. Luis Fernández deseó a educadores y estudiantes "un nuevo tiempo de vida"

  • 31 de diciembre, 1969
  • Rafaela (Santa Fe) (AICA)
En ocasión del mes de los educadores y estudiantes, el obispo de Rafaela, monseñor Luis Fernández, e
Doná a AICA.org

El obispo de Rafaela, monseñor Luis Fernández, se dirigió a educadores y estudiantes en ocasión del mes en que se celebran el día del maestro, del profesor y del estudiante, este último en coincidencia con el comienzo de la primavera.



“Con mucha alegría quiero llegar a todos los jóvenes, en especial en este mes

de primavera, el mes de septiembre, que ya nos llama a renovar la vida, la naturaleza reverdece”, expresó. En ese sentido, llamó a “vivir de un modo donde podamos encontrarnos, donde podamos escucharnos entre nosotros”.



“La juventud, sabemos, es ese tiempo en que uno quiere cada día comenzar algo nuevo, para poder vencer todos los problemas que uno tiene en la vida, poder mirarlos desde el corazón siempre joven donde renace la esperanza, donde la alegría es mucho más que la tristeza, donde el compartir es lo que más nos ayuda”, consideró.



“En un mundo donde el individualismo quiere presentarse como lo que es único, o a veces la tentación de encerrarnos en nosotros… qué lindo que ya aparece la primavera y aparece la juventud, con ese corazón siempre capaz de escucharnos, de saber respetarnos, de saber querernos entre nosotros y hasta de saber perdonarnos”, destacó.



“Tiempo de primavera: es un tiempo donde renace eso que es lo más profundo en el corazón humano, que es tener esos valores que nos ayudan realmente a creer en nosotros, en Dios, a creer en las demás personas y sobre todo a tener ese corazón solidario, porque somos capaces no sólo de mirar al que está al lado nuestro y conocido sino también que nos abrimos a aquel que no conocemos, a aquel que está pasando una necesidad, y no sólo de pasar por al lado, sino también de tenderle una mano”, señaló.



“Queremos estar cerca de todos, en especial en estos momentos donde a veces nos sentimos solos o angustiados o también nuestra familia puede estar pasando momentos difíciles”, afirmó.



“Tiempo de primavera: los pájaros comienzan a cantar, reverdece la naturaleza, pero también el corazón nuestro quiere una vez más decirle a la vida que sigue apostando por ella. La vida es algo hermoso, la vida es algo bello, la vida es algo que realmente nos ayuda a que nuestra persona pueda expresarse. Por eso, queridos jóvenes, maestras, profesores, en este tiempo a todos les hago llegar de corazón la bendición y les deseo que tengan un tiempo nuevo de vida, de encuentro, de solidaridad, de respeto, de trabajo, pero también de fiesta, de baile, de enamorarse, siempre desde la mirada digna humana y desde la mirada amorosa de un Dios que los quiere siempre”, concluyó.+