Miércoles 1 de febrero de 2023

Mons. Lozano: "Terremoto del 44, solidaridad y memoria"

  • 14 de enero, 2023
  • San Juan (AICA)
"Hagamos memoria del dolor ante tanta muerte y destrucción, y renovemos la fuerza de la solidaridad en el presente", pidió el arzobispo de San Juan al recordar el sismo que sacudió a la provincia.
Doná a AICA.org

Monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), recordó que el 15 de enero se cumple un nuevo aniversario del terremoto de 1944 en esta provincia. 

“En torno a las 20.50 se produjo la mayor tragedia del pueblo argentino. Un par de minutos interminables. Se consignan 10.000 muertos y unos cuantos miles de heridos, junto con la destrucción casi por completo de la ciudad”, puntualizó citando relatos de aquel entonces.

“Viendo fotos de edificios derrumbados emerge el sentimiento de desolación de tantas familias y de toda una comunidad. Una dolorosa experiencia que queda grabada en la memoria colectiva de los sanjuaninos”, consideró, y destacó: “La respuesta solidaria de la sociedad argentina no se hizo esperar. Sobrevivientes en San Juan que se dedicaban voluntariamente al rescate de quienes estaban entre los escombros”.

El arzobispo sanjuanino señaló que en otras ciudades del país se organizaron festivales solidarios, colectas, diversas iniciativas para estar cerca de quienes perdieron familiares, amigos, viviendas, lugares de trabajo, de oración, de estudio. “Todo lo particular y lo comunitario. Nos enfrentamos a la experiencia concreta de palpar la fragilidad”.

Monseñor Lozano transcribió unos párrafos de las palabras pronunciadas en el aniversario de 1998 por la profesora Leonor Paredes de Scarso en la iglesia de Santo Domingo: “El 15 de enero de 1944 cayó la ciudad con su caserío chato y terroso, sus hermosos templos, sus edificios públicos, todo quedó en ruinas. El dolor de los sanjuaninos fue el dolor de los hermanos del mundo, que se hizo eco de la tragedia. (…) La solidaridad puesta de manifiesto en aquella desgracia en que tantos murieron y todos perdimos, fue algo digno de destacar, y es necesario que lo hagamos, porque los humanos muy pronto nos olvidamos”. 

“Hagamos memoria del dolor ante tanta muerte y destrucción y renovemos la fuerza de la solidaridad en el presente”.+