Miércoles 5 de octubre de 2022

Mons. Lozano: Por siglos la doctrina respondió al interrogante "El dinero, ¿manda o sirve?"

  • 30 de abril, 2017
  • San Juan
El arzobispo coadjutor de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano, consideró que la fiesta litúrgica de San José Obrero, que se celebra el 1º de mayo, es "una excelente oportunidad para reflexionar acerca del trabajo y la dignidad que implica". En este sentido, citó las enseñanzas sociales de los últimos papas y afirmó que "el capital debe estar orientado a generar fuentes de trabajo". "Uno de los males de nuestro tiempo es el crecimiento del dinero volcado al circuito financiero en desmedro de la inversión productiva que genera empleos", advirtió.
Doná a AICA.org
El arzobispo coadjutor de San Juan de Cuyo y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, consideró que el Día de los Trabajadores y la fiesta litúrgica de San José Obrero, que se celebran el 1º de mayo, es "una excelente oportunidad para reflexionar acerca del trabajo y la dignidad que implica".

El prelado afirmó que en la Biblia hay muchas menciones al trabajo, por eso los papas y las asambleas de obispos hablan "tanto acerca del respeto a la dignidad de la persona humana y el trabajo".

Asimismo, citó advertencias sobre la explotación laboral hechas en 1891 por el papa León XIII en la encíclica social "Rerum novarum" o sobre el principio de la prioridad del trabajo frente al capital formuladas por San Juan Pablo II.

"Tal vez lo que digo pueda molestar a algunos, pero varias veces me ha llamado la atención la doble medida que usamos para las cuestiones morales, o lo que algunos llaman ética de doble estándar. En la moral sexual hay miradas inflexibles de todo o nada, sin la posibilidad de contemplar procesos de crecimiento. En la moral social, en cambio, somos compresivos y tolerantes, conformándonos con lo que se puede", advirtió.

El arzobispo hizo notar que no hizo mención al papa Francisco y reconoció que lo hizo "a propósito" y para destacar que "las afirmaciones doctrinales en materia social son patrimonio de siglos, y los papas enseñan sobre estos temas en forma sistemática desde 1891, cuestión que muchos callan unas veces por ignorancia, y otras con algo de malicia".

"La distribución justa de los frutos de la tierra y el trabajo humano no es mera filantropía. Es un deber moral. Para los cristianos, la carga es aún más fuerte: es un mandamiento. Se trata de devolverles a los pobres y a los pueblos lo que les pertenece. El destino universal de los bienes no es un adorno discursivo de la doctrina social de la Iglesia. Es una realidad anterior a la propiedad privada. La propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre en función de las necesidades de los pueblos. Y estas necesidades no se limitan al consumo. No basta con dejar caer algunas gotas cuando los pobres agitan esa copa que nunca derrama por sí sola. Los planes asistenciales que atienden ciertas urgencias sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras, coyunturales. Nunca podrían sustituir la verdadera inclusión: esa que da el trabajo digno, libre, creativo, participativo y solidario", sostuvo citando parte del mensaje del pontífice en el encuentro de movimientos populares realizado el 9 de julio del 2015.

Monseñor Lozano aseguró que "el capital debe estar orientado a generar fuentes de trabajo. Uno de los males de nuestro tiempo es el crecimiento del dinero volcado al circuito financiero en desmedro de la inversión productiva que genera empleos", y destacó que "Francisco también ha tenido palabras de aliento a los empresarios destacando su vocación creativa y emprendedora"

"Dentro de un par de semanas voy a comentar más sobre este tema, y algunos desafíos que nos presenta el trabajo no registrado, la tecnología, la robótica y otras cuestiones vinculadas al mundo del trabajo", adelantó.

"En Noviembre de 2013, en su primera exhortación apostólica el papa Francisco contestó el interrogante del título de esta nota, al afirmar: ?¡El dinero debe servir y no gobernar!?", concluyó.+

» Texto completo del editorial