Martes 29 de noviembre de 2022

Mons. Lozano, los catequistas y la alegría de compartir buenas noticias

  • 21 de agosto, 2022
  • San Juan (AICA)
En la conmemoración de San Pío X, el arzobispo de San Juan destacó la hermosa vocación y misión de los catequistas e invitó a orar por el aumento de las vocaciones a la catequesis.
Doná a AICA.org

Monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), hizo suyas las palabras del apóstol San Pablo a hombres y mujeres de las primeras comunidades de fe cristiana, para saludar a los catequistas en su día: “Cada vez que me acuerdo de ustedes doy gracias a mi Dios, y siempre que ruego en mi oración por todos ustedes lo hago con alegría, porque desde el primer día hasta hoy han participado en la difusión del Evangelio”.

“Los catequistas tienen la hermosa vocación y misión de llevar a sus compañeros de ruta al encuentro con Jesús en la comunidad cristiana. No es iniciativa privada, sino una misión que se te confía con otros hermanos y hermanas”.

“La pandemia ha trastocado nuestros planes y proyectos tanto personales como familiares y comunitarios. También ha llegado al corazón de la catequesis. En la mayoría de las comunidades se ha producido una disminución en la cantidad de catequistas, con el consiguiente recargo en quienes han perseverado”.

El arzobispo sanjuanino llamó a los catequistas a no dejarse vencer por el desaliento o la ansiedad, animó a confiar y rezar, e invitó a orar por el aumento de las vocaciones a la catequesis. 

Tras recordar que el 21 de agosto se conmemora a San Pío X, patrono y modelo de las personas catequistas, encomendó de modo particular a quienes desarrollan este servicio fundamental en las comunidades.

“Necesitamos catequistas dóciles al Espíritu y que le den primacía a la gracia, dispuestos a recorrer nuevos caminos; crear nuevos espacios; asumir los desafíos de los nuevos tiempos. Es el Espíritu el que nos dará un corazón y una mentalidad nueva para hacer resplandecer siempre y con claridad el mensaje de Jesús.Y que ese mismo Espíritu haga crecer siempre en el corazón la pasión por la catequesis”, concluyó.+