Sábado 22 de enero de 2022

Mons. Lozano invita a rezar por "todos" los santos

  • 31 de octubre, 2021
  • San Juan (AICA)
"Los conocidos y los anónimos; los veneramos en santuarios, capillas pequeñas o altares domésticos; y los que el Papa llama 'los santos de la puerta de al lado'", especificó el arzobispo de San Juan.
Doná a AICA.org

El arzobispo de San Juan de Cuyo,  monseñor Jorge Eduardo Lozano, recordó que el 1° de noviembre se celebra la fiesta de Todos los Santos, “los conocidos y los anónimos; los que veneramos en los santuarios, las capillas más pequeñas o los altares domésticos; y los que el papa Francisco llama ‘los santos de la puerta de al lado’”.

El arzobispo sanjuanino hizo hincapié en estos últimos, al destacar que al pontífice le gusta ver la la santidad “en el pueblo de Dios paciente” y detalló con palabras del Papa: “En los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante”.

“Esa es muchas veces la santidad ‘de la puerta de al lado’, de los que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios o, para usar otra expresión, ‘la clase media de la santidad’”, agregó citando a Francisco. 

Monseñor Lozano insistió en afirmar que “los santos no son extraños a nosotros” y señaló: “Algunos han vivido hace muchos siglos en contextos socioculturales muy distintos a los de hoy. Otros, como el beato Carlo Acutis, o los Mártires de La Rioja, han sido contemporáneos y muy cercanos”.

“Somos parte de una misma familia, todos llamados a la santidad”, sostuvo, y agregó: “Cada 1° de noviembre rezamos a Dios pidiendo por la beatificación de quienes se ha iniciado su proceso para que la Iglesia los reconozca públicamente por su fidelidad en la fe”.

En este sentido, monseñor Lozano señaló que en San Juan está en curso la beatificación de Mons. José Américo Orzali e invitó a dar gracias a Dios por su vida misionera y entregada, y a rezar para que pronto el “buen pastor de Cuyo” sea declarado beato.+