Domingo 26 de septiembre de 2021

Mons. Lozano: Francisco necesita de la oración de todos

  • 27 de junio, 2021
  • San Juan (AICA)
El arzobispo de San Juan de Cuyo animó a rezar por el Papa en vísperas del Día del Pontífice y recordó los cuatro sueños que sugirió para seguir los pasos de Jesús en este tiempo.
Doná a AICA.org

El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, afirmó que “la fe no es una elucubración de abstracciones, ni una serie de conclusiones filosóficas”, sino “la revelación del Padre”. 

“A Pedro se le promete tener las llaves y la capacidad de atar y desatar. Ambos son signos de autoridad con la que Jesús establece al apóstol como piedra firme sobre la cual constituir la Iglesia”, explicó, y precisó: “Pero no será una delegación funcional sino fruto del diálogo de amor”. 

“En el Evangelio de San Juan se nos cuenta cómo después de la Resurrección Jesús dialoga con Pedro y por tres veces le dice ‘si me amas, apacienta mis ovejas’”, subrayó. 

El arzobispo sanjuanino aseguró que “este oficio de amor se encomienda a Pedro y sus sucesores” y puntualizó: “También hoy la Iglesia sigue apoyada y construida sobre Cristo que instituye a Pedro como roca firme para sostener la unidad de la Iglesia en la fe, fortalecer la comunión, alentar la misión”. 

Asimismo, recordó que el próximo martes 29 de junio se conmemora la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, en la que tradicionalmente se celebra el Día del Papa, sucesor de Pedro.

“Francisco tiene hoy las llaves del Reino, y nos alienta a todos a seguir los pasos de Jesús. Uno de los modos de orientarnos y guiarnos es compartiendo sus anhelos, sus sueños más profundos. Hace poco más de un año escribía cuatro sueños”, indicó, y los detalló:

Un sueño social que busca que en el mundo nadie sea descartado y desechable. Un planeta en el cual todos tengan lugar, porque todos somos hermanos llamados a la vida para habitar en la casa común. 

Un sueño cultural que nos lleva a amar las raíces de cada pueblo. Es un llamado a cuidar la identidad que se expresa en el arte, la poesía. 

Un sueño ecológico que nos mueve a escuchar el clamor de los pobres y el gemido de la tierra. Cuidar al conjunto de la familia humana, todos con el mismo derecho a la vida. Cuidar todos los ecosistemas. 

Un sueño eclesial que nos lleve a vivir plenamente el mandato de Jesús ‘vayan por todo el mundo’. Un camino de conversión sinodal y misionera. ‘Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo’”.

Monseñor Lozano señaló que “Francisco suele concluir sus predicaciones y enseñanzas pidiendo ‘por favor, no se olviden de rezar por mí’. Reconocimiento de su propia fragilidad que necesita de la oración de todos”.+

» Texto completo de la reflexión