Viernes 7 de mayo de 2021

Mons. Lozano: "En la Navidad estamos llamados a decir Sí a la vida"

  • 20 de diciembre, 2020
  • San Juan (AICA)
El arzobispo de San Juan de Cuyo invitó a rezar particularmente por los senadores a quienes les toca ahora "la grave responsabilidad de cuidar la vida desde la concepción".
Doná a AICA.org

El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, destacó que “el Sí de María fue el inicio de la cercanía de Dios con su Pueblo. En la Navidad que se aproxima también nosotros estamos llamados a decir Sí a la vida”.

El arzobispo sanjuanino invitó a rezar particularmente por los senadores a quienes les toca ahora “la grave responsabilidad de cuidar la vida desde la concepción” y reconoció que “son muchas las presiones políticas y económicas que se están operando”.

“Algunos funcionarios ven en esta ley como una batalla para afianzar el poder de un sector, sin tener en cuenta que los niños por nacer pueden perderlo todo”, advirtió, y expresó que estos días escuchó a personas del origen más variado como deportistas, artistas, religiosos, que “dan gracias a Dios por haber sido dados en adopción y no haber sido abortados, en medio de situaciones duras de sus mamás”.

“Desde que soy sacerdote he recibido varios testimonios en este sentido. Una vez una mujer me dijo ‘doy gracias a mi mamá biológica por dejarme elegir a mí acerca de cómo vivir la vida’. Ella no era ‘un fenómeno’, ni una parte del cuerpo de la mamá. Venía en camino con derecho a la vida”, afirmó.

Monseñor Lozano invitó a acercarse de “manera sencilla” a contemplar el pesebre porque, explicó citando al papa Francisco: “Allí se ‘manifiesta la ternura de Dios. Él, el Creador del universo, se abaja a nuestra pequeñez. El don de la vida, siempre misterioso para nosotros, nos cautiva aún más viendo que Aquel que nació de María es la fuente y protección de cada vida’”. 

“Siempre que quedan pocos días para la Navidad hago memoria de la Virgen embarazada llegando a Belén junto con San José. A punto de dar a luz al Salvador del mundo buscan un lugar para ese momento tan especial, y lo disponen entre los últimos y descartados. Esa cueva de animales es cobijo de ternura por el amor de la Sagrada Familia”, concluyó.+