Lunes 6 de diciembre de 2021

Mons. Lozano: "El cambio no será producto de la magia, sino de la justicia y la solidaridad"

  • 2 de mayo, 2020
  • San Juan (AICA)
El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano, presidió la misa por el Día del Trabajador en la capilla de la sede episcopal, sin presencia de fieles y transmitida en vivo
Doná a AICA.org

El arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, presidió el 1° de mayo, fiesta de San José Obrero, la misa por el Día del Trabajador en la capilla de la sede episcopal, sin presencia de fieles y transmitida en vivo a través de medios electrónicos, a raíz de la cuarentena preventiva del coronavirus.



En su homilía, el prelado apeló a los pasajes bíblicos en los que se hacen menciones al trabajo, entre ellas la carta de Santiago acerca del salario, y recordó que a Jesús, antes de llamarlo Mesías, se referían a Él como “el hijo del carpintero”, oficio que había aprendido en el seno familiar.



“Tanto las doctrinas (y las prácticas) comunistas como las liberales han quitado del centro al ser humano, poniéndolo debajo del Estado unas y del Capital las otras. En estas disyuntivas decimos que entre el capital y el trabajo hay que procurar relaciones de complementariedad”, diferenció.



El arzobispo sanjuanino consideró que “la sociedad no debe estructurarse en torno a que cierren los números aceptando de modo indolente la acumulación de riqueza en pocas manos, concentrada cada vez en menos bolsillos” y sostuvo: “Esto es una ofensa al plan de Dios. No podemos aceptar que siempre pierdan los pobres, y la riqueza siga blindada en pocos lugares del planeta”.



Tras subrayar que en la exhortación apostólica “Querida Amazonia” el papa Francisco denuncia “la disparidad de poder es enorme, los débiles no tienen recursos para defenderse, mientras el ganador sigue llevándoselo todo”, destacó parte del discurso en el encuentro con los movimientos populares, en el que el pontífice afirma: “La distribución justa de los frutos de la tierra y el trabajo humano no es mera filantropía”.



“Ante la crisis debida a la pandemia varios vaticinan que habrá un empobrecimiento global, y la pérdida de puestos de trabajo. Ya lo estamos notando. Hoy en nuestros barrios y ciudades lo vamos percibiendo. ¡Cuántas familias están cayendo bajo la línea de pobreza!”, advirtió.



“Retroceder económicamente para algunos puede significar postergar un viaje o repensar una inversión. Para muchos es no contar con un salario digno que tiene como consecuencia no comer, no atender la salud, no acceder a una vivienda digna”, puntualizó.



Monseñor Lozano invitó a rezar por “un mundo más justo y solidario” y estimó que para alcanzarlo es “imperioso recorrer caminos de conversión social, económica, política y ecológica”.



“El cambio no será producto de la magia, sino del compromiso firme con la justicia y la solidaridad”, aseveró, y instó a los actores del mundo laboral a optar siempre por el trabajo que “es optar por la dignidad humana”.



La misa fue organizada por la Comisión Arquidiocesana de Justicia y Paz y la Acción Católica de San Juan, que como gesto solidario donará barbijos a los niños de FundaMe.



La celebración completa en http://www.facebook.com/MonsJorgeLozano.+