Jueves 23 de septiembre de 2021

Mons. Lozano: "Del ver para creer al creer para ver"

  • 11 de abril, 2021
  • San Juan (AICA)
"La vida nueva de la Resurrección impregna toda la existencia. No sólo para el momento de la misa o las prácticas de piedad, sino para la vida", recordó el arzobispo de San Juan de Cuyo.
Doná a AICA.org

“Cuando nos dan una buena noticia o nos cuentan algo hermoso e inesperado, no siempre lo aceptamos de entrada. A veces la primera reacción es decir ‘si no lo veo, no lo creo’”, planteó el arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, al señalar que eso mismo les sucedió a los apóstoles y a los otros discípulos ante los primeros testimonios de encuentros con Jesús Resucitado. 

El arzobispo sanjuanino indicó que en la primera lectura de las misas de este fin de semana se dan algunos “signos” que encontró la primera comunidad cristiana para encontrarse con Cristo Vivo.

“La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo era común entre ellos. Los apóstoles daban testimonio con mucho poder de la resurrección del Señor Jesús y gozaban de gran estima. Ninguno padecía necesidad”, puntualizó.

Monseñor Lozano invitó a reflexionar sobre estos signos que están prolijamente consignados y descriptos: “Tenían un solo corazón y una sola alma”, “Nadie consideraba sus bienes como propios”, “los apóstoles daban testimonio” y “partían el pan en sus casas”.

“Estas experiencias simples y sencillas no están lejos de nosotros. La vida nueva de la Resurrección impregna toda la existencia. No sólo para el momento de la misa o las prácticas de piedad, sino para la vida”, destacó. 

“¿Qué mostramos hoy en nuestras capillas, parroquias, movimientos?”, preguntó, y afirmó que “las primeras comunidades eran lugar de experiencia de encuentro con Cristo y una manifestación palpable de la vida nueva de la Pascua”.

“El papa Benedicto XVI afirmó que ‘la Iglesia crece no por proselitismo, sino por atracción’. La Pascua nos impulsa en la conversión pastoral de nuestras comunidades”, concluyó.+

» Texto completo de la reflexión