Sábado 12 de junio de 2021

Mons. Laxague agradeció la tarea de los comunicadores de Zárate-Campana

  • 19 de enero, 2021
  • Zárate (Buenos Aires) (AICA)
Los comunicadores de Zárate-Campana tuvieron un encuentro junto a su obispo, monseñor Pedro María Laxague, en la mañana del sábado 9 de enero.
Doná a AICA.org

Referentes de comunicación de parroquias, grupos, movimientos, pastorales e instituciones de la diócesis de Zárate-Campana se reunieron con el obispo, monseñor Pedro María Laxague, en la mañana del sábado 9 de enero, para compartir una evaluación de la tarea realizada en 2020.

El encuentro se realizó a través de la plataforma Zoom y monseñor Laxague dirigió un saludo especial a los presentes, que hizo extensivo “a todos los que han tenido el desafío de comunicar en este tiempo de pandemia”.

“Queridos comunicadores: mirándolos a ustedes, pienso que los apóstoles no eran especialistas en nada de lo que Jesús les estaba pidiendo. Algunos eran más instruidos y eruditos, y otros eran gente muy simple”. "Lo de ustedes es claramente un llamado de Dios. Cómo se pudieron meter en esto de la comunicación es realmente admirable, yo les agradezco y los felicito. Algunos seguramente sabrán más, pero de todos modos tenemos que sacar del corazón la imaginación, Dios nos dará siempre esa ayuda, su inspiración”. 

Luego hizo alusión al llamado que cada uno recibe para la tarea: “Los caminos del Señor nadie los conoce, y Dios llama al que quiere. No por eso tenemos que pensar que somos más importantes que los demás. Él nos utiliza a todos, ustedes siéntanse llamados para esto especialmente, son apóstoles”. 

Monseñor Laxague describió la tarea del comunicador como “un servicio fundamental para la Iglesia la comunicación. Recuerdo que alguien decía que es casi la pastoral número uno, y es cierto, dado que es transversal a todas. Si las pastorales no tienen comunicación se mueren”, afirmó.

Finalmente, les dijo: “Quiero hacerles la misma recomendación que hacía Jesús a los apóstoles: ya trabajamos mucho, vamos a tomar un descanso. Los invito en este mes de enero que ya empezamos a que se tomen un descanso. Todo este servicio cansa, y hay que tomar fuerzas, no somos de goma, somos de carne y hueso, con nuestras debilidades. Aprovechen este tiempito, busquen darse este espacio. Así en febrero pueden arrancar fortalecidos”. 

“Que el Buen Dios los bendiga y los mantenga siempre en esta vocación a la que los ha llamado”, concluyó y con su bendición envió “¡un gracias muy grande, de corazón se los digo!”.+