Lunes 16 de mayo de 2022

Mons. Giorgi en Guadalupe: "Ella nos lleva siempre abrazados"

  • 14 de diciembre, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
El obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario zonal de Belgrano se hizo presente en la comunidad porteña de Nuestra Señora de Guadalupe para celebrar sus fiestas patronales.
Doná a AICA.org

La parroquia Nuestra Señora de Guadalupe del barrio porteño de Palermo celebró el sábado 12 de diciembre las fiestas en honor a su Virgen patrona con el lema “María nos abraza con esperanza”. 

Con varias misas en el día, los actos centrales comenzaron con caravana interparroquial con la Virgen que comenzó a las 18:30 y recorrió varias calles del barrio, saliendo desde la parroquia Nuestra Señora del Carmelo y pasando por la parroquia Nuestra Señora del Loreto. La misa central tuvo lugar a las 20 y fue presidida por el obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario zonal de Belgrano, monseñor Alejandro Giorgi, y concelebrada por los sacerdotes de la comunidad parroquial

En su homilía, el obispo comenzó preguntando a los presentes: “¿Quién necesita un abrazo? ¿Quién necesita un abrazo de María?”. La comunidad alzó las manos y monseñor Giorgi aseguró que “Ella a cada uno de nosotros nos quiere dar un abrazo”; y agregó después: “¡Qué lindo es que podamos vivir abrazados con nuestra Madre del Cielo!”, “porque cuando uno va a abrazaste va a buscar refugio, un cobijo, un consuelo”.

Luego hizo referencia al diálogo Nican Mopohua, aquel que ocurrió entre San Juan Diego y la Virgen de Guadalupe, recordando las escenas ocurridas en la aparición de la Virgen al indio. En este sentido, indicó: “Me imagino, si un hijo desconfía de una madre, qué pena tan grande para esa madre, ¿no? Algo que ocurre mucho durante la adolescencia. Hoy la Virgen nos dice a cada uno de nosotros ‘No se turbe tu corazón, no se inquiete tu corazón, ¿no estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿no estás por ventura en mi regazo?’”, y afirmó: “Ven, que Ella nos lleva siempre abrazados”.

Monseñor Giorgi tomó el signo de la rosa, que muchos fieles llevaban en sus manos, y concluyó diciendo: “Esa rosa es para vos, la rosa que es el símbolo del amor materno, la delicadeza de una madre. Es para vos. No es tanto una rosa material, sino es la rosa que hoy la Virgen nos entrega a cada uno, que es la rosa de su corazón de Madre. Ahí está la esperanza que muchos de nosotros hemos perdido”. 

Al concluir la celebración, monseñor Giorgi realizó la tradicional bendición de rosas y también dedicó una bendición especial para las mamás embarazadas. +