Sábado 24 de julio de 2021

Mons. Gimeno Lahoz pidió que prime el diálogo sobre los enfrentamientos

  • 21 de noviembre, 2014
  • Comodoro Rivadavia (Chubut)
El obispo de Comodoro Rivadavia, monseñor Joaquín Gimeno Lahoz, pidió que el próximo debate por realizarse en la Legislatura provincial para tratar un proyecto de ley para limitar la megaminería se dé en un marco de diálogo y de encuentro, y se eviten enfrentamientos. El prelado pidió que el martes 25 de noviembre, cuando sesionen las comisiones, "sea un día de encuentro y no de enfrentamiento", en el que se discuta con seriedad ese proyecto y se escuchen las posiciones.
Doná a AICA.org
El obispo de Comodoro Rivadavia, monseñor Joaquín Gimeno Lahoz, pidió que el próximo debate por realizarse en la Legislatura provincial para tratar un proyecto de ley para limitar la megaminería se dé en un marco de diálogo y de encuentro, y se eviten enfrentamientos. El prelado pidió que el martes 25 de noviembre, cuando sesionen las comisiones, "sea un día de encuentro y no de enfrentamiento", en el que se discuta con seriedad ese proyecto y se escuchen las posiciones.

Junto con su obispo auxiliar y el obispo prelado de Esquel, monseñor José Slaby CSsR, el pastor de la diócesis comodorense -cuya jurisdicción se extiende también a Rawson, la capital del Chubut- pidió que se dé un debate serio sobre la explotación de los recursos naturales de la provincia.

"Queremos alentar y animar que haya un debate serio, profundo y abierto desde el bien y la verdad. Esperamos que se trate el proyecto y que se vea de qué manera se puede tener en cuenta lo que dicen las partes", explicó el obispo respecto a la iniciativa popular presentada por la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), que reunió más de 13.000 firmas para rever los actuales marcos de la actividad extractiva.

Consultado por la prensa local, el obispo reconoció que le preocupa que se "hipoteque" el futuro de las generaciones. También contó que viajó a la Meseta para conocer la postura de los vecinos: "Estamos viendo cómo los intendentes de esas poblaciones están apoyando esto porque ven dinero fresco, ven una ayuda, una posibilidad y las necesidades que son muy grandes, pero no se puede dejar de lado a quienes se quieren quedar con las chivas y ovejas de los vecinos".

No obstante, el obispo reconoció: "Necesitamos los minerales, pero no a cualquier precio, y respetar mucho al que vive en el medio, porque a nadie le gustaría que le saquen la casa para poner un emprendimiento minero".+