Lunes 4 de julio de 2022

Mons. García Cuerva propone dos respuestas-acciones para la paz

  • 24 de febrero, 2022
  • Ushuaia (Tierra del Fuego) (AICA)
El obispo de Río Gallegos participó de un encuentro interreligioso en Ushuaia, donde consideró que llorar y dialogar son clave para hablar y construir la paz en un mundo "tan violento y cruel".
Doná a AICA.org

El obispo de Río Gallegos, monseñor Jorge García Cuerva, participó del Evento Interreligioso por la Paz que se realizó anoche en un hotel céntrico de la ciudad fueguina de Ushuaia, donde propuso dos respuestas-acciones para hablar y construir la paz en un mundo "tan violento y cruel".

El prelado señaló que la primera es llorar y planteó: "Sí, llorar. Quizás, la mejor respuesta sea el silencio, el silencio de las lágrimas; al mundo le hace falta llorar, llorar tanta violencia, tanta crueldad; el llanto es humano, porque suaviza el corazón y es fuente de inspiración".

"Al llorar, producimos lágrimas, y así limpiamos la mirada, y con la mirada más clara, podremos volver a descubrirnos como hermanos y buscar juntos caminos de paz, sembrados por el diálogo y la fraternidad", agregó.

Monseñor García Cuerva subrayó que la segunda respuesta-acción para construir la paz es dialogar y argumentó: "La valentía del diálogo. En el mundo, en las sociedades, hay poca paz también porque falta el diálogo, le cuesta salir del estrecho horizonte de los propios intereses para abrirse a una confrontación auténtica y sincera. Para la paz se necesita un diálogo tenaz, paciente, fuerte, inteligente, para el cual nada está perdido.

"El diálogo puede ganar la guerra. El diálogo permite vivir juntas a personas de diferentes generaciones, que a menudo se ignoran; permite vivir juntos a ciudadanos de diversas procedencias étnicas, de diversas convicciones. El diálogo es la vía de la paz. Porque el diálogo favorece el entendimiento, la armonía, la concordia, la paz", sostuvo.

El obispo patagónico recordó que los referentes religiosos "estamos llamados a ser auténticos 'dialogantes', a trabajar en la construcción de la paz no como intermediarios, sino como auténticos mediadores", al recordar que el papa Francisco dice que "los intermediarios buscan agradar a todas las partes, con el fin de obtener una ganancia para ellos mismos, el mediador, en cambio, es quien no se guarda nada para sí mismo, sino que se entrega generosamente, hasta consumirse, sabiendo que la única ganancia es la de la paz. Cada uno de nosotros está llamado a ser un artesano de la paz, uniendo y no dividiendo, extinguiendo el odio y no conservándolo, abriendo las sendas del diálogo y no levantando nuevos muros".

"Dialogar y encontrarnos para instaurar en el mundo la cultura del diálogo, la cultura del encuentro", enfatizó y finalizó su intervención invitando a rezar la oración que el pontífice presenta en la encícicla Fratelli tutti.

Monseñor García Cuerva participó junto a otros representantes del cristianismo, el judaísmo y del islam de este segundo encuentro de reflexión acerca de la fe y las creencias en el marco de la campaña "Musulmanes por la Paz". El primero se realizó días atrás en el Palacio San Martín, del barrio porteño de Retiro y contó con la presencia del secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri.

La actividad fue organizada por la Comunidad Musulmana Ahmadía, la Iglesia Católica, cuyo presidente Marwan Gill, explicó el objetivo de esta serie de encuentros que habrá durante el año es "fomentar el diálogo entre las religiones, el respeto y fortalecer la hermandad entre los jóvenes y los miembros de las comunidades".

Más información en Facebook 500 años Primera Misa - Argentina.+