Lunes 29 de noviembre de 2021

Mons. García abraza el dolor de una comunidad por el asesinato de un kiosquero

  • 9 de noviembre, 2021
  • Ramos Mejía (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de San Justo se unió a los vecinos de Ramos Mejía que salen a las calles ante la violencia y pidió a las autoridades una "mirada atenta" para una "convivencia sana entre los matanceros".
Doná a AICA.org

El obispo de San Justo, monseñor Eduardo Horacio García, difundió un comunicado ante “la injusta y absurda” muerte de un kiosquero, de nombre Roberto, en la ciudad bonaerense de Ramos Mejía y que derivó en una “pueblada” en la que los vecinos matanceros hicieron escuchar su repudio e indignación por la violencia.

“Abrazamos el dolor de la familia y de tantas que han perdido seres queridos víctimas de la violencia”, sostuvo, y agregó: “Caminamos al ritmo de sus pasos que hoy arrastran lágrimas”.

“Pero el dolor no nos ciega el entendimiento. Por eso pedimos una mirada atenta a quienes les corresponde cuidarnos para no seguir caminando con el miedo que paraliza la vida y la convivencia sana entre los matanceros”.

Monseñor García afirmó: “Rezamos por Roberto, su familia y amigos: que la paz encuentre lugar en sus corazones heridos y que atraviesen este tiempo de dolor inmenso con serena esperanza”.

Texto del comunicado
Roberto era un hombre de trabajo, con familia, hijos, y ayer fue asesinado.

Vecino apreciado, comerciante respetado, papá querido, marido amado.

El pueblo de Ramos Mejía salió a la calle a decirlo porque Roberto sos vos, yo, tu papá, tu hijo…

Hay pueblada en Ramos Mejía. La voz de la gente se hace escuchar. 

Abrazamos el dolor de la familia y de tantas que han perdido seres queridos víctimas de la violencia.

Caminamos al ritmo de sus pasos que hoy arrastran lágrimas. 

Pero el dolor no nos ciega el entendimiento. Por eso pedimos una mirada atenta a quienes les corresponde cuidarnos para no seguir caminando con el miedo que paraliza la vida y la convivencia sana entre los matanceros.

Rezamos por Roberto, su familia y amigos: que la paz encuentre lugar en sus corazones heridos y que atraviesen este tiempo de dolor inmenso con serena esperanza.+