Jueves 19 de mayo de 2022

Mons. Franzini destacó el aporte de la fe a la sociedad mendocina

  • 7 de marzo, 2014
  • Mendoza (AICA)
El arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, realizó la tradicional bendición de los frutos, gesto piadoso que abre las celebraciones de la Fiesta de la Vendimia, principal acontecimiento cultural y artístico de la provincia. El prelado destacó "el aporte humilde pero convencido de que la dimensión religiosa nos ayuda a todos a ser mejores y así podremos edificar una sociedad más fraterna y equitativa, más segura e inclusiva".
Doná a AICA.org
El pasado domingo 2 de marzo, el arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, realizó la tradicional bendición de los frutos, gesto piadoso que abre las celebraciones de la Fiesta de la Vendimia, principal acontecimiento cultural y artístico de la provincia.

El eje central de la bendición, como cada año, es la presencia de la Virgen de la Carrodilla, coronada en 1938 como la "Patrona Celestial" de los viñedos. Desde entonces, María protege el laborioso espíritu de la provincia, sus siembras y sus frutos.

Iluminados por la parábola de la vid y los sarmientos, una figura conocida en esta tierra productora de vino, el arzobispo destacó que los mendocinos pueden comprender por medio de estas palabras alegóricas que quien no permanece con Jesús y en Jesús "no puede dar fruto; más aún, no puede subsistir, porque es como el sarmiento que se tira y se seca".

"La Palabra de Dios nos regala esta invitación de Jesús: permanecer en Él, ya que sin Él no podemos nada", aseguró monseñor Franzini, quien también destacó "el aporte humilde pero convencido de que la dimensión religiosa nos ayuda a todos a ser mejores y así podremos edificar una sociedad más fraterna y equitativa, más segura e inclusiva".

Durante el momento litúrgico de la celebración, monseñor Franzini bendijo los frutos nuevos e imploró la protección maternal de María, bajo la advocación de Virgen de la Carrodilla. El prelado destacó en este comienzo de los actos vendimiales el esfuerzo de cada habitante de la provincia, que es fruto de la continua perseverancia de una Mendoza productiva, basada en la cultura del trabajo.

Este año, el papa Francisco se hizo presente a través de una carta leída en la que transmitió su afectuoso saludo "a quienes dirigen a Dios las gracias por tantos bienes concedidos, por su divina bondad". Además, el pontífice pidió recibir a los hermanos más necesitados y trabajar por la construcción de un mundo más solidario y fraterno.+

Texto completo de la reflexión