Miércoles 22 de mayo de 2024

Mons. Faifer se despide de Goya

  • 6 de octubre, 2015
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo emérito de Goya, monseñor Ricardo Oscar Faifer, se despedirá el jueves 8 de octubre de la feligresía de la diócesis para establecer su domicilio en Gualeguaychú, Entre Ríos, su ciudad natal. El prelado habló con la prensa e hizo un balance de sus 13 años en la diócesis.
Doná a AICA.org
El obispo emérito de Goya, monseñor Ricardo Oscar Faifer, se despedirá el jueves 8 de octubre de la feligresía de la diócesis para establecer domicilio en Gualeguaychú, Entre Ríos, su ciudad natal.

El prelado se despedirá después de 13 años de servicio episcopal con una misa concelebrada con el obispo diocesano, monseñor Adolfo Ramón Canecín; el vicario general, monseñor Luis María Adis, los decanos y los sacerdotes diocesanos y religiosos.

Por su parte, monseñor Canecín convocó a los feligreses de esta diócesis a participar de una misa de acción de gracias por el ministerio episcopal de monseñor Faifer. La Eucaristía será a las 20 en la catedral de Nuestra Señora del Rosario de Goya.

Monseñor Ricardo Oscar Faifer aseguró que vive "momentos emotivos, de gran intensidad" al saber que debe despedirse de los sacerdotes, religiosos y laicos. Consideró que esta Iglesia particular queda en "buenas manos" con su sucesor.

El pasado 4 de septiembre, monseñor Ricardo Oscar Faifer cumplió 75 años y, como la norma canónica de la Iglesia así lo indica, envió su renuncia al Papa, que la aceptó oficialmente el 24 de ese mes. El hasta ese día obispo coadjutor Adolfo Canecín se transformó automáticamente en el nuevo pastor de la diócesis de Goya.

"Con la aceptación de mi renuncia, yo ya no tengo ninguna autoridad en la diócesis; queda todo bajo la responsabilidad de monseñor Canecín. Yo paso a ser obispo emérito, un obispo jubilado. El obispo emérito es el que ya ha cumplido una misión eclesial y queda libre de oficios concretos, de responsabilidades. Viviré de otra manera el servicio de ser obispo", explicó el tercer obispo diocesano de Goya.

Monseñor Faifer también expresó: "Estoy bien, agradeciendo a Dios, a la Iglesia, y a tanta gente con la cual he trabajado, y que me han acompañado con su oración, con su entrega, con su trabajo apostólico, y también al servicio de la gente, en todo sentido. Les agradezco de corazón la comprensión, la bondad, la colaboración brindada".

Para monseñor Faifer, es mejor que un obispo emérito "no se quede en el lugar donde ejerció su ministerio para no condicionar el accionar del nuevo obispo". Sobre su tarea en Goya dijo: "Somos simples servidores. No hemos hecho más que cumplir con nuestro deber. He tratado de cumplir con lo que el Señor y la Iglesia me han encomendado. El juicio lo tiene Dios y el corazón de la gente".

El obispo resaltó que desde el 12 de diciembre de 2002, cuando asumió, se fomentó la preparación de diáconos permanentes, que a la fecha son 24. También se celebraron los 50 años de la diócesis en 2011 y se fijaron prioridades pastorales: la familia y la catequesis.

Monseñor Faifer se refirió a la veneración popular del Gauchito Gil: "He tratado de asumir esta realidad que se da, y entonces tenemos que asumir las cosas, lo cual no significa bendecir todo y todo está bien, sino asumir para purificar, como lo es la devoción popular a la Cruz Gil. Hemos dado pasos importantes al respecto", apuntó.

Asimismo, resaltó el trabajo "fructífero", en todos estos años, de la Conferencia Episcopal Argentina, de la que fue parte. Valoró los documentos sobre las elecciones, el que refiere "al flagelo de la droga" y el del "Bicentenario en justicia y solidaridad". Pero advirtió que "las cosas no tienen que ser solo documentos, sino acciones en la vida".

Continuidad en la curia
El obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, confirmó mediante un decreto a monseñor Luis María Adis como vicario general de la diócesis y al presbítero Julián Gerónimo Zini como vicario episcopal para la Cultura.

De este modo, ambos sacerdotes continuarán en los oficios encomendados con anterioridad por monseñor Ricardo Faifer.

Monseñor Canecín recordó en el decreto que ante la renuncia presentada por monseñor Faifer también cesan en sus oficios los vicarios generales y episcopales, los miembros del consejo presbiteral y del consejo diocesano de pastoral.

El prelado consideró conveniente "garantizar la continuidad pastoral para el bien de la diócesis". Los consejos presbiteral y pastoral continuarán con sus integrantes y sus propios estatutos hasta que se anuncie una modificación.+