Lunes 15 de julio de 2024

Mons. Elizalde pide a los sacerdotes que se mantengan "generosos y dispuestos" en su misión

  • 27 de marzo, 2015
  • Nueve de Julio (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de Nueve de Julio, monseñor Martín de Elizalde OSB, presidió este jueves en la misa crismal en la catedral Santo Domingo de Guzmán, donde reconoció la tarea de los sacerdotes diocesanos, sobre todo "su dedicación pastoral, por su disponibilidad, su cercanía con el pueblo fiel que les ha sido confiado y las múltiples iniciativas que originan y acompañan". Asimismo, les pidió que "renueven en las fuentes de la comunión con Cristo, en sus misterios y en su Palabra, su propia misión, y que se conserven generosos y dispuestos en el servicio de Dios y de los hermanos, con santidad de vida y afectuosa intimidad espiritual con el Señor".
Doná a AICA.org
El obispo de Nueve de Julio, monseñor Martín de Elizalde OSB, presidió este jueves en la misa crismal en la catedral Santo Domingo de Guzmán, donde reconoció la tarea de los sacerdotes diocesanos, sobre todo "su dedicación pastoral, por su disponibilidad, su cercanía con el pueblo fiel que les ha sido confiado y las múltiples iniciativas que originan y acompañan".

"Espero que nuestros cristianos comprenderán siempre que su vocación es sostenida y actualizada por la acción sacramental y la predicación de la Palabra, por la oración y el testimonio, que ofrecen los presbíteros. A estos, con afecto fraterno, les pido que renueven en las fuentes de la comunión con Cristo, en sus misterios y en su Palabra, su propia misión, y que se conserven generosos y dispuestos en el servicio de Dios y de los hermanos, con santidad de vida y afectuosa intimidad espiritual con el Señor", subrayó.

El prelado recordó que "el cristiano, por la vida recibida en la Iglesia, se dirige hacia la plenitud del encuentro con Dios, su Padre y Creador" y destacó que "la presencia sacerdotal no es solamente el siempre necesario acompañamiento, que nos estimula con la palabra y el ejemplo, sino que es signo y garantía de la esperanza que no falla, del encuentro con Dios".

"Recibimos de Él cuanto necesitamos en este mundo, y es como un anticipo y una preparación de lo definitivo y eterno, que es la verdadera perspectiva desde la cual hemos de ver nuestra realidad. Somos hijos de Dios, y hacemos en el mundo el camino para llegar a encontrarnos con el Padre, y recibir aquello que ni el ojo vio ni el oído oyó jamás, y que Dios ha preparado para los que lo aman", agregó.

Asimismo, sostuvo que "este último aspecto da la razón última de la unción que es nuestra elección, es origen y causa de los medios sacramentales con que somos asistidos, proporciona a la Iglesia el ministerio de los pastores ordenados que nos santifican, enseñan y gobiernan, y todo esto en definitiva nos conduce a la feliz consumación en Aquel que nos llama a la salvación".

Por último, monseñor Elizalde agradeció de manera especial a "cuantos han querido acompañar a sus pastores, llegados de todas las comunidades de la diócesis, y pido a Dios que podamos siempre contar con la oración y la colaboración de todos ustedes, junto a sus párrocos y a los sacerdotes y diáconos, como ministros, catequistas, auxiliares. Que la participación en esta celebración de gozoso compromiso y de gratitud sincera los fortalezca y aliente, con la protección de María Santísima y la intercesión de los santos patronos de las comunidades".+

Texto completo de la homilía