Martes 9 de agosto de 2022

Mons. D'Annibale animó a salir a las periferias para encontrarnos con los más necesitados

  • 12 de octubre, 2019
  • San Martín (Buenos Aires) (AICA)
Comentario del Evnagelio del obispo de San Martín
Doná a AICA.org

En una nueva entrega de sus reflexiones sobre el Evangelio del domingo, el obispo de San Martín, monseñor Miguel Ángel D’Annibale, se refirió al pasaje en que Jesús se encuentra con diez leprosos que esperan ser curados por Él.

“Otra vez aparece el Jesús que camina, el Jesús caminante, que recorre las periferias”, señaló monseñor D’Annibale, y destacó: “El estilo pastoral de Jesús es salir a las periferias, Jesús no se quedó en el templo, no se quedó en la estructura”.

“En las periferias se encontró con los leprosos, diez leprosos le salen al encuentro a Jesús y le piden por favor que los cure, que tenga compasión de ellos, y Jesús los cura”. “Si Jesús se quedaba en el templo esperando que vengan los leprosos, nunca iban a venir porque los leprosos no iban al templo, porque no podían ir al templo, estaba prohibido entrar”, señaló.

“Muchas veces -advitió monseñor D'Annibale- nos quedamos en los templos esperando que venga la gente” y nos preguntamos “por qué la gente no viene y por qué no viene nadie, por qué no vienen a misa”. “¿Y por qué no salimos nosotros?¿Por qué no vamos a las esquinas?¿Por qué no hacemos más misiones?”, planteó.

El obispo animó a salir a ver qué le pasa a la gente, a encontrarnos con la gente en la calle. “Nos vamos a encontrar con muchos leprosos, no por la enfermedad, sino con muchos necesitados que están en la calle”, anticipó.

“A veces hay como dos miradas: la mirada del templo, y esperar a que vengan, y la mirada de cuando hay una necesidad, se acude y se atiende”, consideró el obispo. “Esto es lo que ha hecho Jesús”, aseguró, y animó a buscar ese modelo..

“Lo segundo que tiene este Evangelio es la acción de gracias. De los diez curados sólo uno vuelve a agradecer, porque que se dio cuenta de que el verdadero templo es Jesús”, donde habita Dios.

Por eso, animó a los fieles: “Salgamos a las periferias, encontrémonos con los leprosos de hoy, salgamos a agradecer a Jesús que nos envía, volvamos a Él y alabémoslo, tengamos fe y sepamos que ser agradecidos por los dones que recibimos es lo mejor que nos puede pasar”.+