Martes 28 de mayo de 2024

Mons. Croxatto: 'Reconocer el valor del abuelo, del mayor, en nuestras vidas'

  • 24 de julio, 2023
  • Neuquén (AICA)
El obispo de Neuquén celebró la tercera Jornada Mundial de los Abuelos y Mayores, al tiempo que también bendijo a los 27 jóvenes que participarán en la JMJ 2023 de Lisboa.
Doná a AICA.org

La diócesis de Neuquén conmemoró, el sábado 23 de julio, la Tercera Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, junto con la misa de envío de los jóvenes que viajaron a Lisboa (Portugal) para participar de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2023. 

La Eucaristía fue presidida por el obispo local, monseñor Fernando Croxatto, y concelebrada por el presbítero Oscar Carús, vicario de la parroquia María Madre de la Iglesia del barrio Alta Barda. Participaron de la celebración un grupo numeroso de adultos mayores y jóvenes de la comunidad neuquina, entre los que se destacaron los jóvenes que representarán a esa Iglesia en la JMJ 2023.

En la homilía, el obispo animó a “no dejarse vencer por el mal. Vencer al mal a fuerza del bien”, al tiempo que pidió a los presentes “no cansarse de hacer el bien, ser pacientes”. “Dejemos que Dios sea quien en definitiva termine juzgando las cosas. No nos hagamos jueces de la vida y las cosas”, agregó. 

Luego, el prelado destacó que “nuestra vida es una conversión permanente”, y resaltó que, como cristianos, “nuestro objetivo es alcanzar el modo de Dios, el actuar de Dios, creer profundamente en Él y amar a ese Dios”. “Que nuestra vida trate de traducir lo que la palabra nos va queriendo decir lentamente en nuestro corazón”, pidió. 

Seguidamente, el obispo de Neuquén se refirió a la Jornada Mundial de los Abuelos y Mayores y a la Jornada Mundial de la Juventud, y expresó que son “signos concretos de esa buena semilla que Dios nos está invitando a poner”.

Además, instó a “reconocer el valor del abuelo, del mayor, en nuestras vidas, tenerlo presente, acoger su palabra y su historia”, y a “orar por esos jóvenes que se convocarán en Lisboa, para que la esperanza de los abuelos pueda continuar viva en sus corazones, para que sostengan esa esperanza”. 

Monseñor Croxatto instó a los jóvenes neuquinos a “abrir el corazón grande, para escuchar lo que el Espíritu Santo quiere sembrar entre ustedes, para luego sembrarlo en la diócesis”. En un gesto de comunión entre ambas jornadas celebradas, convocó a los jóvenes presentes a acercarse a un adulto mayor para escucharlo y luego llevar sus intenciones a la Virgen de Fátima. 

Por último, invitó al grupo de viajeros a pasar al frente, bendijo las remeras que los identificarán en el encuentro mundial y llamó a la comunidad a “rezar por ellos”. “Van en nombre de todos nosotros. Sean buena semilla con todos los que se encuentren”, subrayó el prelado.+