Viernes 3 de diciembre de 2021

Mons. Croxatto animó a la Responsabilidad Compartida

  • 22 de septiembre, 2020
  • Neuquén (AICA)
El obispo de Neuquén, monseñor Fernando Croxatto, participó de la campaña "Responsabilidad Compartida", del gobierno de la provincia.
Doná a AICA.org

El obispo de Neuquén, monseñor Fernando Croxatto, envió un mensaje a la comunidad refiriéndose a la necesidad de cuidarnos entre todos en este tiempo de pandemia.

El video se enmarca en la campaña “Responsabilidad Compartida”, del gobierno de la provincia del Neuquén, que convocó a referentes de la sociedad para ayudar en la toma de conciencia sobre la prevención del virus.

En su mensaje, monseñor Croxatto se refirió a este momento “duro, difícil, complejo” y llamó a “no perder conciencia de esta responsabilidad que tenemos todos, ustedes, yo también, por un lado por los protocolos que ya tenemos: el barbijo, el gel, la distancia”.

“Pero también quería compartirles un pequeño cuento, que se llama ‘El Gigante y el Pigmeo’. Había un gigante que quería atravesar un río y era muy profundo. Cuando llega a la orilla, se encuentra con un pigmeo y entonces el pigmeo también quería cruzar, y el gigante se ofrece, le dice yo te acompaño, yo te llevo”.

“Entonces, el pigmeo se subió sobre sus hombros y empezaron a transitarlo. Cuando llegaron a la mitad del río, el gigante ya casi hundido, el pigmeo logra divisar a la distancia, en la otra orilla, una tribu que quería atacar al gigante. Entonces le avisa, el gigante se pega media vuelta, vuelve hacia atrás”.

“Las flechas vuelan por los costados, no los tocan, pero llegan a la orilla sanos y salvos. Entonces el gigante contento y descansando le dice al pigmeo: Muchas gracias, porque si no me hubieses avisado… Y entonces el pigmeo reacciona y le contesta: porque si yo no hubiese estado sobre tus hombros no hubiese podido ver más lejos que tú”.

“Qué lindo esto de la responsabilidad compartida, cómo nos necesitamos unos a otros, todos en este momento. Por eso el mayor cuidado, el mejor protocolo nace del corazón, del tuyo y del mío, de sentir al otro como este hermano que yo tengo que cuidar. Así como nos enseñó el Señor a todos nosotros, ojalá que podamos cuidarnos todos y seguir siendo responsables hasta el final, para llegar todos sanos y salvos y atravesar este río profundo de la pandemia”, deseó.+