Jueves 2 de febrero de 2023

Mons. Conejero Gallego: "Sólo Él es nuestra paz"

  • 9 de diciembre, 2022
  • Formosa (AICA)
Ante la cercanía de la Navidad, el obispo de Formosa afirmó que "es necesario, más que nunca, recibir y anunciar explícitamente a 'Jesucristo, Señor de la historia'"
Doná a AICA.org

El obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero Gallego, recordó que “los designios de Dios para los hombres y el mundo son, desde siempre, de prosperidad, felicidad y de paz. Jesucristo, su Hijo unigénito, vino a nuestro mundo, para reconciliarnos y fortalecer nuestra amistad con Dios y entre nosotros”. 

“Él es el Príncipe de la paz, nos desea y saluda, repetitiva e insistentemente, antes y después de su resurrección, con la paz; posteriormente, en un proceso gradual y progresivo de salvación y perfeccionamiento, nos es enviado y dado el Espíritu Santo, Amor vivo de Dios en nosotros, siendo la paz, junto con el amor y la alegría, uno de sus frutos más preciosos”, agregó.

En el editorial mensual en el periódico diocesano Peregrinamos, el prelado señaló que los católicos transitan el tiempo de Adviento, “a la espera del Redentor de los hombres, con anhelos de conversión”.

“La Iglesia, por su parte, es alentada y guiada siempre por el Espíritu Santo, tratando de vivir y poner en práctica la sinodalidad: ya nos encontramos en la Etapa Continental del Sínodo; y aquí, en América Latina y el Caribe, después de habernos escuchado, reflexionado y discernido comunitariamente, en la Primera Asamblea Eclesial, estamos con deseos de responder a los nuevos desafíos con propuestas pastorales renovadas”, destacó.

Monseñor Conejero Gallego valoró también la conformación de la Red Eclesial del Gran Chaco y Acuífero Guaraní (Regchag), dentro de cuyo territorio está la diócesis de Formosa, y consideró: “Nos ayudará a dar juntos respuestas más integrales y eficaces a las múltiples problemáticas de la casa común, que afectan a la acción evangelizadora de la Iglesia, al cuidado de la creación, la dignificación de la persona humana y al rico patrimonio de pueblos y culturas. ¡Cuántos y variados temas tenemos entre manos!”

“Todo esto, en un contexto de guerra fratricida, confrontación y exasperación con ansias de poder y posesión de bienes transitorios, subordinando lamentablemente la dignidad de la persona y su ser, al tener y disfrutar de placeres efímeros. Por todo ello, es necesario, más que nunca, recibir y anunciar explícitamente a ‘Jesucristo, Señor de la historia’, como rezamos en la Oración por la Patria”, planteó.

“Es necesario, como ya afirmaba San Pablo VI, en su memorable y siempre actual exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, un explícito anuncio, claro e inequívoco, del Señor Jesús; anuncio reconfirmado por el papa Francisco, citando a San Juan Pablo II, en su exhortación Evangelii gaudium: prioridad absoluta. Al celebrar un año más el Nacimiento de Jesucristo, en su humildad, y esperando su segunda Venida gloriosa, reconozcamos, anunciemos y testimoniemos, personal y comunitariamente, que Él, solamente Él es nuestra paz”, concluyó.+