Jueves 13 de junio de 2024

Mons. Conejero Gallego celebra 27 años de ordenación episcopal

  • 19 de marzo, 2024
  • Formosa (AICA)
La Secretaría de Prensa del Obispado de Formosa invitó, en su aniversario, a pedirle a Dios que el obispo "misionero" pueda seguir llevando adelante la tarea que le fue encomendada.
Doná a AICA.org

Monseñor José Vicente Conejero Gallego celebra, el 19 de marzo, el 27º aniversario de su ordenación episcopal, por lo que la Secretaría de Prensa del Obispado de Formosa, a cargo de Albino Vera, hizo una semblanza del obispo diocesano

El 5 de diciembre de 1996, el papa Juan Pablo II nombró a monseñor Conejero Gallego obispo coadjutor de Formosa, cuando contaba con 45 años de edad y un poco más de 20 de sacerdocio.

Recibió así la ordenación episcopal el 19 de marzo de 1997, mediante la imposición de manos del entonces nuncio apostólico, monseñor Ubaldo Calabresi, en un acto que se llevó a cabo en el Anfiteatro de la Juventud, ante una multitudinaria presencia de fieles.

Por sucesión, el 14 de enero de 1998, tomó posesión de la sede episcopal y pasó a ser el tercer obispo de Formosa. 

“Monseñor José Vicente, como pastor de su pueblo, viene realizando la misma misión de Cristo de santificar al pueblo cristiano y llamar a la fe a los que no creen en Él, la de seguir fielmente la tarea fundamental de quien ha sido elegido, como buen pastor que cuida de su rebaño, aún con la entrega de su propia vida”, destacó la Secretaría de Prensa formoseña.

“Con su lema episcopal, ‘Sólo Tú Señor’, con gran dinamismo y capacidad de trabajo; animado por una profunda fe y una tierna y filial devoción a la Virgen Santísima, da lo mejor de sí para hacer crecer esta porción de la Iglesia de Cristo que le fuera confiada. Así, continua con gran entusiasmo la labor evangelizadora y pastoral emprendida por sus antecesores, imprimiéndole su impronta personal, un nuevo auge y vitalidad”, se subrayó.

A lo largo de su magisterio, monseñor Conejero Gallego llamó siempre a su pueblo –se señala- “a la conversión constante; con sus actos sacramentales, santificando a sus fieles para que vivan su vocación a la santidad con total entrega y responsabilidad, cuidando de modo especial que la Iglesia no se mundanice en sus criterios y comportamientos”.

“Ferviente defensor de la vida ante las olas de ataques de los movimientos abortistsa de estos últimos tiempos, de la misma manera defendió y defiende con mucha fuerza a la familia y al matrimonio entre un hombre y una mujer, tal como lo concibe la doctrina católica. Levantó, en ese sentido, su voz en el púlpito de la Iglesia en sus homilías y, de la misma manera, se manifestó ante todos los medios de comunicación”, se puntualiza.

“Saludamos a este gran misionero en un nuevo aniversario de su ordenación episcopal, pidiendo al Señor, además de un feliz aniversario episcopal, que, en su bendita misericordia, lo colme de salud para que pueda seguir llevando adelante la tarea que le fue encomendada. Al mismo tiempo, pedimos a la feligresía católica que lo acompañe y escuche porque, como expresa el Catecismo de la Iglesia Católica: ‘El que escucha al obispo crece en la inteligencia de la fe, porque ellos poseen, por la sucesión apostólica, el carisma de la verdad’”, se concluye. +