Martes 22 de septiembre de 2020

Mons. Colombo: "Luchemos contra la trata, para ser servidores de la libertad"

  • 16 de septiembre, 2020
  • Mendoza (AICA)
El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo, invitó a participar de la Jornada Nacional de Oración y Reflexión sobre la Trata de Personas, el próximo 20 de septiembre.

Con motivo de la Jornada Nacional de Oración y Reflexión sobre la Trata de Personas que se celebrará el domingo 20 de septiembre, el arzobispo de Mendoza y vicepresidente II del Episcopado Argentino, monseñor Marcelo Daniel Colombo, invitó a reflexionar sobre este delito.

El prelado comenzó diciendo que atravesamos “un gran momento de la vida de la Iglesia en la Argentina, porque todos queremos vivir y servir a los hermanos, y creemos que en este servicio la libertad de cada persona, los derechos humanos y la dignidad de su vida, son importantes”. 

“La trata de personas es el tercer delito en la magnitud de las ganancias que deja, después de la explotación, el narcotráfico y la venta de armas. Consiste en retener a alguien con distintos fines, como la explotación sexual o laboral, para obtener un lucro. El lucro que gana alguien a costa de una libertad negada, una identidad empañada, ensuciada y lastimada”, explicó monseñor Colombo.

Seguidamente, hizo mención a que “como Iglesia en la Argentina queremos estrechar filas en torno a esta necesidad de prevenir, proteger y cuidar siempre la vida”, y citando al papa Francisco, indicó que “se trata de una acción de toda la Iglesia”, es decir, “se trata de trabajar juntos en ella”.

Luego monseñor Colombo se refirió a las formas en que una persona puede ser retenida para esta esclavitud, “generalmente ofreciéndole un trabajo bien pago en otro lugar, o aprovechando un vínculo e invitándola a un viaje a otro lugar. El traslado de la persona supone el comienzo de un largo camino de esclavitud hasta que pueda ser liberada”, indicó y mencionó que suele suceder la retención del documento y del salario, junto con la amenaza de violencia física o psíquica, como “las armas que se utilizan para la retención”.

“Nosotros creemos en la libertad y en la dignidad de vida que Dios nos ha dado. Por eso, queremos fuertemente luchar para cuidarlo y protegerlo. Los invito a seguir trabajando en este tema. La idea de que no nos pasa a nosotros, es errónea. Argentina es un lugar de paso y de destino de personas en trata”, sostuvo.

Finalmente, animó a luchar en conjunto, sin “desentenderse” ni “dejarlo para más adelante”: “Estas son formas en que sin quererlo estamos convirtiéndonos en cómplices”. “Luchemos contra la trata, contra la explotación de las personas y vivamos así, siendo con Cristo, servidores de la libertad. Que Dios los bendiga”, concluyó.+