Lunes 4 de marzo de 2024

Mons. Colombo explica los pasos del Adviento para preparar la llegada de Jesús

  • 5 de diciembre, 2023
  • Mendoza (AICA)
"Que el Adviento nos encuentre preparados, con ganas, para que la Navidad sea fiesta de Dios en nuestro corazón", pidió el arzobispo de Mendoza en su reflexión semanal.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo, celebró la Eucaristía dominical desde la parroquia Inmaculada Concepción de Palmira, donde recordó que “el Adviento es un tiempo caracterizado por la espera confiada del cumplimiento de las promesas de Dios”.

“Él nos enviará un Salvador. Él nos rescatará haciendo que uno de nosotros, un hijo de mujer, sea el mismo Dios encarnado para salvación del mundo”, destacó.

“En el Evangelio, Jesús nos invita a estar atentos y vigilantes, dándonos una recomendación especial para este tiempo de Adviento; un tiempo donde tenemos que estar disponibles a las mociones de Dios, que nos llama una y otra vez a salir a su encuentro”, subrayó.

El arzobispo mendocino insistió en destacar que “el Adviento es un tiempo especial dentro de la liturgia de la Iglesia. Es uno de los tiempos fuertes, que sabemos precede a la fiesta de la Navidad”. 

“Hay dos movimientos en la reflexión del Adviento”, señaló, y detalló al respecto: “La primera parte, hasta lo que sería el comienzo de la novena de Navidad, se nos invita a esperar a Dios en su venida gloriosa y final; y, luego, una segunda moción, una segunda invitación, ya más cercana a la fiesta de la Navidad”

“Ese es el tiempo de esperar a Jesús, nacido de María en el pesebre al que el mismo Señor ha conducido a José y a María para tener ese hijo de mujer, nacido del Espíritu Santo, para ser para nosotros nuestro Salvador”, recalcó.

Monseñor Colombo consideró que el tiempo del Adviento, dividido en cuatro semanas, “es una expresión de la pedagogía de la Iglesia, que quiere vernos verdaderamente preparados para la llegada de Jesús”. 

“En la primera semana, las lecturas nos invitan a estar atentos: es la clave del Evangelio de hoy. En la segunda semana, los textos nos propondrán la conversión, como la necesidad de estar bien preparados y de evitar cuanto le impida a Dios llegar a nuestros corazones. En la tercera semana, el testimonio fuerte lo dará María, con su sí confiado y generoso; y, en la cuarta semana, la inminencia de la llegada de Jesús nos hará poner los ojos en esta pareja, en esta Sagrada Familia de María y de José, que se preparan para recibir a Jesús”, puntualizó.

“Que el Adviento nos encuentre preparados, con ganas, para que la Navidad sea fiesta de Dios en nuestro corazón”, concluyó.+