Martes 18 de mayo de 2021

Mons. Colombo: "El Buen Pastor, la piedra angular"

  • 27 de abril, 2021
  • Mendoza (AICA)
El arzobispo de Mendoza dio ejemplos de personas que actúan al modo del Buen Pastor entre los suyos, dado que "son capaces de dar la vida y la dan por amor" y entre ellos citó al personal sanitario.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, presidió la misa del cuarto domingo de Pascua en la capilla del Seminario Arquidiocesano, en la localidad mendocina de Guaymallén, donde destacó que en la imagen de Jesús Buen Pastor “hay un par de expresiones hermosas que nos llenan de confianza”.

“Por un lado, el conocimiento que une al pastor con las ovejas. No es un conocimiento cualquiera, sin profundidad o distante; es un conocimiento profundo, fundamentado en el amor, que da seguridad a las ovejas que también lo conocen y a Él se refieren. Ese conocimiento es tan importante y tiene una relación de estrecha semejanza con el conocimiento que une al Padre con su Hijo. Ese conocimiento es fuente de confianza. El Padre ama la libertad del Hijo que sabe entregarse y prodigarse por los suyos”, subrayó.

“Podemos pensar en tantos buenos pastores que actúan en nombre de Cristo. Naturalmente nos vienen a la mente figuras de grandes sacerdotes y santos. Pero los ejemplos no se agotan en ellos. Hay muchos laicos, padres y madres de familia, trabajadores en servicios públicos, animadores de la vida social, docentes, que actúan al modo del buen pastor entre los suyos”, identificó, y valoró: “Son capaces de dar la vida y lo hacen por amor. Llegan a conocer a las personas que se les encomiendan en sus labores y asumen que su modo de amarlos, es servirlos con un corazón despojado de intereses materiales. En este tiempo de Covid cuántos buenos pastores han sabido cuidar la vida de enfermos y solos”.

Monseñor Colombo recomendó ver la película “El agente topo”, al señalar que le gustaría imaginar “al buen pastor un poco como el personaje principal, un anciano llamado a convivir con otros, a involucrarse en sus vidas, a conocerlos en directo y a preocuparse de hacerles notar lo bueno que hay en ellos y lo valioso que es cada uno”.

“Querer conocernos como el Padre conoce al Hijo, donarnos con libertad y por amor, como se entrega el Hijo…. El camino imprescindible de los buenos pastores y de los que en su Nombre quieran hacer el bien”.+

» Texto completo de la homilía