Martes 3 de agosto de 2021

Mons. Chaparro y el coronavirus: Intensificar la oración y cuidar la vida

  • 19 de marzo, 2020
  • San Carlos de Bariloche (Río Negro) (AICA)
El obispo de San Carlos de Bariloche dispuso una serie de medidas pastorales ante la emergencia sanitaria por el coronavirus
Doná a AICA.org

El Obispo de San Carlos de Bariloche, Juan J. Chaparro CMF, dispuso una serie de medidas para cuidar la vida, que es don de Dios, en la actual emergencia sanitaria por el coronavirus, entre otras “suspender hasta nuevo aviso la celebración de la Eucaristía, diaria y dominical, con asistencia de público, con lo cual dispensamos a los fieles de su participación”.



“Queridos hermanos y hermanas: seguramente Dios espera de nosotros algo nuevo en este tiempo: intensificación de nuestra oración confiada en Él, dador de todo bien, y de nuestra responsabilidad en el cuidado de todas las vidas, junto a tantas otras cosas para vivir y valorar”, aseguró el prelado barilochense en un mensaje.



“Nuestro Dios, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones en Jesucristo, nos ayude a caminar este tiempo con todas sus riquezas y posibilidades, sabiendo renunciar (ayunar) a todo aquello que atenta contra la vida de todos”, imploró.



Texto de las recomendaciones

De acuerdo a las últimas resoluciones de nuestros gobernantes, estamos obligados a profundizar las medidas para “minimizar la circulación del virus”. Como comunidad eclesial tenemos la obligación de colaborar y ser responsables en el cuidado de la vida que es don de Dios.



Por lo tanto, luego de escuchar a los Consultores, decido:



1. Suspender la realización de encuentros, celebraciones, etc. con aglomeración de personas (asambleas, procesiones, etc.). Invito a fortalecer en este tiempo la oración personal y familiar, encomendando especialmente a los enfermos, a quienes los cuidan, a los responsables de la salud, etc.



2. Suspender hasta nuevo aviso la celebración de la Eucaristía, diaria y dominical, con asistencia de público, con lo cual dispensamos a los fieles de su participación. La Eucaristía es el bien más preciado que nos ha dejado nuestro Señor Jesucristo: le damos gracias por su presencia entre nosotros y ojalá que pronto podamos participar de la Mesa del Banquete, mientras cuidamos la vida de los hermanos donde Él está y pide nuestro cuidado, ayuda y solidaridad (Mt. 25). De la misma manera se suspende la celebración de los Sacramentos que impliquen presencia de varias personas y otras celebraciones.



3. Esperar hasta nuevo aviso para los encuentros de Catequesis de sacramentos de iniciación y encuentros similares. Esta es una ocasión para que tanto las familias como las comunidades, los catequistas y evangelizadores, asumamos nuevos caminos de vida y anuncio del Evangelio. De la misma manera otros encuentros de Caritas y otras áreas pastorales, serán organizados de tal manera de evitar las aglomeraciones al mismo tiempo que se expresa la solidaridad con los más débiles.



4. Dejar abiertos los templos el mayor tiempo posible para la oración personal.



Todas estas medidas se realizarán a partir de 18 de marzo.



Queridos hermanos y hermanas: seguramente Dios espera de nosotros algo nuevo en este tiempo: intensificación de nuestra oración confiada en Él, dador de todo bien, y de nuestra responsabilidad en el cuidado de todas las vidas, junto a tantas otras cosas para vivir y valorar.



Nuestro Dios, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones en Jesucristo (cf. Ef. 1,3), nos ayude a caminar este tiempo con todas sus riquezas y posibilidades, sabiendo renunciar (ayunar) a todo aquello que atenta contra la vida de todos.



Mi abrazo y bendición, al mismo tiempo que les aseguro mi oración constante. ¡Nuestra Sra. De las Nieves ruega por nosotros! Amén.
+