Viernes 30 de julio de 2021

Mons. Canecín continúa animando la primavera vocacional

  • 27 de septiembre, 2019
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, visitó en la tarde del miércoles 25 de septiembre el par
Doná a AICA.org

En el marco del Año Vocacional Diocesano que anima a los jóvenes a una primavera vocacional, los alumnos del colegio secundario Buena Vista del paraje Stella Maris, en la quinta sección rural, recibieron en la tarde del miércoles 25 de septiembre al obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, acompañado por el sacerdote misionero redentorista Carlos Córdoba.



Allí compartieron un encuentro con los docentes y alumnos y el obispo les confirió el sacramento de la confirmación a un grupo de jóvenes.

 













Con el lema “¿Qué es el joven para que te fijes en él?”, el obispo de Goya se propuso este año recorrer los establecimientos educativos del nivel medio y en cada lugar que llega recuerda que es un año para redescubrir, con gozo, el misterio de nuestra vocación y para proponer a los jóvenes la santidad como “el rostro más hermoso de la Iglesia”.



Se trata de un año para vivenciar que “el don total de sí a la causa del Evangelio es algo estupendo que puede dar un sentido a toda una vida”, como mencionó el papa Francisco. Un año para “salir al encuentro de los jóvenes donde se encuentran, reencendiendo sus corazones y caminando con ellos”.



Un año con oración, reflexión y numerosas iniciativas vocacionales organizadas, pensadas y para vivir “conjuntamente” con los jóvenes y para los jóvenes.+En el marco del Año Vocacional Diocesano que anima a los jóvenes a una primavera vocacional, los alumnos del colegio secundario Buena Vista del paraje Stella Maris, en la quinta sección rural, recibieron en la tarde del miércoles 25 de septiembre al obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, acompañado por el sacerdote misionero redentorista Carlos Córdoba.



Allí compartieron un encuentro con los docentes y alumnos y el obispo les confirió el sacramento de la confirmación a un grupo de jóvenes.



Con el lema “¿Qué es el joven para que te fijes en él?”, el obispo de Goya se propuso este año recorrer los establecimientos educativos del nivel medio y en cada lugar que llega recuerda que es un año para redescubrir, con gozo, el misterio de nuestra vocación y para proponer a los jóvenes la santidad como “el rostro más hermoso de la Iglesia”.



Se trata de un año para vivenciar que “el don total de sí a la causa del Evangelio es algo estupendo que puede dar un sentido a toda una vida”, como mencionó el papa Francisco. Un año para “salir al encuentro de los jóvenes donde se encuentran, reencendiendo sus corazones y caminando con ellos”.



Un año con oración, reflexión y numerosas iniciativas vocacionales organizadas, pensadas y para vivir “conjuntamente” con los jóvenes y para los jóvenes.+