Miércoles 29 de mayo de 2024

Mons. Buenanueva: "Los santos son el mejor comentario a las bienaventuranzas de Jesús"

  • 2 de febrero, 2023
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
El obispo de San Francisco invitó a leer el pasaje del Evangelio del domingo, para dejar "que cada una de las palabras de Jesús vaya conquistando el corazón"
Doná a AICA.org

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, reflexionó sobre el Evangelio del 4to. domingo del tiempo ordinario y sus implicancias para nuestra vida.

“Seas creyente o no, te hago una sugerencia: buscá en tu Biblia el Evangelio de este domingo (Mt. 4, 25 – 5,12) y leelo despacito, tranquilo. Dejá que cada una de las palabras de Jesús te vaya conquistando el corazón”, comenzó diciendo el prelado.

“Como cuando de chicos tirábamos piedras a los espejos de agua para que formaran ondas que se iban expandiendo, Jesús va desgranando una a una sus bienaventuranzas, para que vayan entrando de a poquito en tu corazón, y sus ondas te vayan alcanzando desde dentro”, explicó.

“Si tenés mucha imaginación, usala. Imaginate la escena que describe el Evangelio: Jesús que llega ahí junto al mar de Galilea, dirige su mirada a sus discípulos, a la multitud que lo rodea, y comienza este bellísimo discurso que nos sigue inspirando, nos sigue tocando el corazón: las bienaventuranzas”, animó monseñor Buenanueva.

“Las bienaventuranzas no son mandamientos, no son normas. Es difícil definir qué es lo que son, porque en ellas se entremezclan actitudes del corazón con situaciones muy concretas de la vida”, detalló, y ejemplificó: “Ser humildes, pobres de espíritu y luchar por la justicia, incluso ser perseguidos”.

“Bienaventurado porque vivís la vida como Dios quiere que la vivamos, según el punto de vista de este Dios Padre que es padre de todos, especialmente de los pobres, de los que lloran, de los que sufren”, agregó.

“Bienaventurados, tantos hombres y mujeres que, animándose a vivir las bienaventuranzas han llevado a su máxima potencia la propia condición humana: nuestro Brochero, la madre Teresa y tantos otros. Algunos siguen caminando esta vida con nosotros, y vos y yo los conocemos. Mirémoslos, porque son el mejor comentario a las bienaventuranzas de Jesús”, invitó el prelado.+