Domingo 1 de agosto de 2021

Mons. Buenanueva: "En medio de la tempestad"

  • 23 de junio, 2021
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, compartió sus reflexiones sobre el Evangelio del domingo.
Doná a AICA.org

Con el título "En medio de la tempestad", el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, reflexionó sobre el Evangelio del domingo. 

Como introducción, compartió la cita evangélica: “Entonces se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua. Jesús estaba en la popa, durmiendo sobre el cabezal […]”.

A continuación, describió la imagen "poderosa" que narra la cita: "La barca de los apóstoles, junto a otras, navegando hacia 'la otra orilla' por indicación de Jesús. Es la Iglesia misionera, siempre en éxodo hacia las otras orillas del mundo, dejando la seguridad por obediencia a la Palabra de su Señor".

"Claro que se desatan tempestades. Claro que sobreviene el miedo, tan pavoroso que parece hacer zozobrar el alma antes que la misma embarcación. Pero allí está Jesús, levantándose del sueño (es decir: resucitado)", explicó.

"Y así, el miedo se transforma en admiración y confesión de fe: '¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?' (Mc 4, 41). Es una pregunta que suena como una antífona litúrgica. La respuesta la da cada comunidad cristiana: es el Señor de la historia, en su Palabra poderosa confiamos".

"De alguna forma, estar en medio de fuertes tormentas, amenazada en su fe y esperanza, pero también, en medio de ese vendaval, ser confortada y fortalecida por su Señor, esa es la condición 'normal' de la vida de la Iglesia", consideró.

En ese sentido, invitó a orar así: “Jesús, ¿estás dormido, como ausente, en medio de las tormentas de tu Iglesia? Sabemos que no: resucitado, estás con nosotros, llevándonos con la fuerza de tu Espíritu, calmando con tu Palabra toda tempestad. Nos postramos ante ti, te adoramos y te confesamos Señor. Amén".

"El Evangelio de este domingo nos habla de tormentas, de ansiedad y miedo. En el Día del Padre -este año, nuevamente en emergencia sanitaria- no dejamos de pensar en tantos papás angustiados por la vida de sus hijos, por su salud y, sobre todo, por su futuro. Engendrar un hijo es un acto de amor y también de esperanza. Y a la esperanza hay que elegirla cada mañana al abrir los ojos y saltar de la cama a la vida, especialmente cuando asoman tormentas. ¡Feliz Día del Padre!", concluyó.+