Domingo 14 de agosto de 2022

Mons. Buenanueva: El amor a Dios es hacerse cargo del hermano herido

  • 12 de julio, 2022
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, compartió con los fieles una reflexión sobre el Evangelio del domingo.
Doná a AICA.org

Basándose en el Evangelio del domingo que narra la parábola del Buen Samaritano, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva reflexionó sobre la pregunta que fue disparadora de aquella parábola: “¿Quién es mi prójimo?”.

Al respecto, el obispo destacó que Jesús, al responder, “cambia de perspectiva: la cuestión es de quién yo me hago prójimo”.

“El papa Francisco hace de esta parábola la clave de su encíclica sobre la fraternidad. ¿Qué significa ser hermano, ser prójimo?”, explicó.

“El buen samaritano nos lo muestra de forma concreta. Es un extraño que tendría muchos y buenos motivos para seguir de largo, dejando al herido. Sin embargo, hay algo en él que no puede acallar, una llamada más potente que todos los prejuicios y sentimientos”, afirmó.

“La extrañeza comienza a diluirse cuando en las heridas sangrantes, el samaritano reconoce su propia sangre: ‘Aquí, al borde del camino, yace tendido uno como yo. Podría haber sido incluso yo el asaltado o alguien a quien amo. Su suerte no me es ajena’”, detalló.

“Es esa llamada la que despierta en él su verdad más honda: ‘soy un ser humano, soy prójimo’. Y esa verdad se hace actitud: compasión. Y la actitud, acción: me hago cargo”, reflexionó el prelado.

La parábola, señaló además, “tiene un dato clave: esta humanísima compasión manifiesta la talla religiosa de este hombre. Este samaritano muestra el rostro verdadero de Dios”.

“No hay amor y culto a Dios que no pase por el hacerse cargo del hermano herido, vulnerado o débil. Con la sangre de todas las heridas se entremezcla la Sangre de Cristo. Dios es samaritano, es Compasión”, aseguró, y concluyó rezando: “Señor, que me descubra prójimo. Que viva tu compasión. Nada más. Solo eso. Amén”.+