Jueves 29 de febrero de 2024

Mons. Buenanueva: 'A la Iglesia no la sostiene el Estado. No lo ha hecho ni lo hará'

  • 4 de enero, 2024
  • San Francisco (Córdoba) (AICA)
El obispo explicó las implicancias de la renuncia que la Iglesia hizo a la asignación que recibía de parte del Estado, y recordó: "Somos los católicos los que sostenemos la obra evangelizadora".
Doná a AICA.org

Monseñor Sergio Buenanueva, obispo de San Francisco, hizo algunas precisiones sobre la renuncia a la asignación del Estado nacional para los obispos, la que acaba de llegar a su fin, según confirmó oficialmente la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

El prelado cordobés utilizó párrafos de una respuesta suya a una amiga, que le hizo algunas preguntas sobre lo que implica la renuncia a la asignación que el Estado nacional, cumpliendo el mandato constitucional, hacía a la Iglesia católica en la persona de los obispos, y que ha terminado este 31 de diciembre pasado.

Tras recordar que la renuncia al aporte del Estado nacional se pactó en la administración de Mauricio Macri, precisó: "Desde entonces, el monto de la asignación a los obispos ha aumentado muy poco (por ejemplo, al ritmo de la inflación). La de diciembre de 2023 (que fue el último mes con ese aporte) fue de $ 56.000".

"Por eso, para obispados como el de San Francisco, no ha significado una dificultad grave. Se ha ido absorbiendo con los ingresos habituales que llegan a la Administración del Obispado (aportes de parroquias, colegios y otros ingresos)", puntualizó.

Monseñor Buenanueva señaló que "en previsión de lo que esta renuncia significaría para las diócesis más pobres, la Conferencia Episcopal creó un fondo solidario, en el que las diócesis han ido aportando para compensar a las iglesias más necesitadas".

"Los obispos jubilados que solicitaron la jubilación especial del Estado tuvieron que renunciar a toda jubilación para la que hubieran estado aportando, por ejemplo, FIDES (la jubilación de los curas) u otra. Pero tampoco ese monto tuvo aumentos, por eso, los que están jubilados están recibiendo ahora $98.000", indicó.

El obispo aclaró, además, que "nunca las asignaciones para los obispos (el mal llamado “sueldo de los obispos”) fue abonado según la ley. Siempre fue menor al monto establecido".

Monseñor Buenanueva consideró que "la cuestión de fondo es seguir creando conciencia de que, ya ahora, somos los católicos los que sostenemos la obra evangelizadora de nuestra iglesia (parroquias y diócesis), pero tenemos que seguir trabajando para crecer en esa conciencia y en el aporte de dinero, tiempo y talentos al servicio de la evangelización".

"A la Iglesia en la Argentina no la sostiene el Estado. No lo ha hecho ni lo hará, aunque es cierto que, para muchas obras, sobre todo extraordinarias, entre otros recursos, también podemos solicitar al Estado, pues es el Estado el que administra nuestros impuestos. Y los católicos también los pagamos", reconoció.

"Valía la pena la explicación un poco larga", concluyó.+