Martes 25 de enero de 2022

Mons. Braida llamó a ser una Iglesia más abierta, participativa, misionera y unida

  • 26 de octubre, 2021
  • La Rioja (AICA)
El obispo de La Rioja, monseñor Dante Gustavo Braida, presidió el 24 de octubre en la parroquia Señor del Milagro, la misa de inicio de la fase diocesana del Sínodo.
Doná a AICA.org

En respuesta al llamado del papa Francisco a transitar el Sínodo de la Sinodalidad, la comunidad de La Rioja inició la fase diocesana de esta propuesta universal que tiene como ejes "comunión, participación y misión".

La misa de apertura fue presidida por el obispo, monseñor Dante Gustavo Braida, en la parroquia Señor del Milagro. En su homilía, el prelado comenzó destacando la importancia de los bautizados en la Iglesia, donde "cada uno de ellos tiene un lugar" y tiene que participar de su misión "con los talentos que ha recibido".

"Para ser fiel a su misión y para que en la Iglesia todos participen de esa misión, necesita volver constantemente a centrarse en su Señor y Salvador: Jesucristo. Para que, de ese modo, pueda reflejar e irradiar su amor, su presencia en cada una de sus obras y estar atento a las necesidades del Pueblo".

En referencia al Evangelio, el obispo destacó que Jesús, a la vez que camina junto al pueblo, está atento "a quien más necesita ser atendido: Bartimeo, el mendigo ciego".

La Iglesia, continuó, "tiene la misión de estar muy unida a Jesús y ayudar a que todos se encuentren con él, especialmente quienes están en situación de marginalidad, o de sufrimiento, como lo hicieron los que acompañaban a Jesús y permiten que el ciego se acerque a Él". Primero, advirtió, "se comportaban como muros que no permitían el acercamiento", pero luego "se convirtieron en puentes que ayudaron al encuentro de Bartimeo con el Señor y la posibilidad de que llegue a él la salvación".

Monseñor Braida se centró luego en el significado del sínodo: "Caminar todos juntos en la Iglesia, cada uno con sus cualidades, con sus diferencias pero animados y unidos por el mismo Espíritu Santo", detalló, al tiempo que reconoció: "La realidad es que muchas veces como Iglesia no caminamos juntos, o no estuvimos o estamos cerca de los demás o no estamos abiertos a dar espacio a todas las personas. Así muchos se han alejado".

"Por eso el papa Francisco nos invita a tomarnos un tiempo para reflexionar sobre este caminar juntos: Y ver cómo estamos, y cómo podemos crecer inspirados por el Espíritu Santo para ser una Iglesia más abierta, participativa, misionera y unida", animó.

"El sínodo sobre la Sinodalidad será un encuentro de obispos, laicos y religiosos y religiosas que se realizará en Roma en octubre del 2023. Pero ahora, hoy, se inicia en cada Iglesia particular, en cada diócesis, parroquia, grupo, un tiempo de preparación y participación, que consiste sobre todo en escuchar a la gente sobre cómo ve a la Iglesia hoy, cómo está esta dimensión de apertura a que todos participen en ella, como está su acción misionera, cómo está su comunión".

Por eso, detalló, "la pregunta que nos guiará tiene dos partes y es la siguiente: ¿Cómo se realiza hoy este 'caminar juntos' en los distintos niveles (desde el local hasta el universal), permitiendo a la Iglesia anunciar el Evangelio? y ¿qué pasos nos invita a dar el Espíritu para crecer como Iglesia sinodal?".

Y convocó a partir de esa pregunta para dialogar tanto con quienes participan activamente de la Iglesia, con quienes lo hacen ocasionalmente, con quienes se han ido a otras Iglesias o religiones, quienes se han alejado por diferentes motivos, los que nunca estuvieron, los que viven en situación de marginalidad, presos, enfermos, con los compañeros de trabajo, de estudio, con amistades, vecinos… con todos.

Desde ahora y hasta abril de 2022, anticipó, se propiciarán estos encuentros para escuchar lo que dice la Iglesia. Para ello, propuso algunas preguntas: "¿Cómo se realiza hoy este “caminar juntos” en los distintos niveles (desde el local hasta el universal), permitiendo a la Iglesia anunciar el Evangelio? y ¿qué pasos nos invita a dar el Espíritu para crecer como Iglesia sinodal?".

"En esta escucha atenta tenemos que percibir lo que el Espíritu Santo nos dice a través de cada persona para, desde ahí, descubrir cómo mejorar la participación en la Iglesia, cómo crecer en la comunión y la misión. Para que todos puedan descubrir la belleza del Evangelio, la vida plena que Dios tiene en abundancia para todos, para que todos podamos saciarnos de su amor y compartirlo generosamente".

Este caminar será animado por el Consejo de Pastoral Diocesano, explicó el obispo, e invitó a cada Consejo Pastoral Parroquial, a cada grupo, movimiento "a sumarse a esta tarea que es de toda la Iglesia".

"El beato monseñor Angelelli, fue un pastor que buscó constantemente hacer de la Iglesia una familia donde todos quepamos. Para eso nos invita a vivir con un oído atento al Evangelio, y el otro atento a la escucha del pueblo, para descubrir en él sus gritos, sus clamores más profundos, descubrir allí la voz del Espíritu que nos llama a convertirnos y vivir plenamente nuestra vocación misionera. Le encomendamos a Él y sus compañeros mártires este tiempo de Escucha Sinodal", concluyó.+