Sábado 16 de octubre de 2021

Mons. Azpiroz Costa: La santidad es elegir todo

  • 2 de noviembre, 2020
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, presidió la misa en la s OPolemnidad de Todos los Santos.
Doná a AICA.org

Con una misa presidida por el arzobispo, monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, la comunidad de Bahía Blanca celebró el domingo 1° de noviembre la solemnidad de Todos los Santos. En su homilía, el prelado se centró en la palabra “todos” y afirmó que los santos son quienes “eligen todo”.

En su reflexión, el prelado destacó a “los santos de la puerta de al lado”, y afirmó: “No hay nadie que pueda decir: ‘Yo no conozco ninguno’”. En ese sentido, aclaró: “Un santo no es alguien que hizo todo bien, porque si se equivocó, lo reconoció. Tampoco quiere decir que todo lo que haya dicho, ha sido acertado. De hecho, grandes santos, como Santo Tomás de Aquino, en determinado momento tuvo una experiencia que el Señor le regaló, ya sobre el final de su vida, y dijo: ‘Todo lo que he escrito es paja al lado de lo que he visto’”.

“Hoy, nos regala la Liturgia de la Palabra un texto del Apocalipsis, que la tradición dice que fue escrito por San Juan, y uno de la primera carta de San Juan. Y del Apocalipsis nosotros a veces tenemos una visión distorsionada, porque pensamos en Hollywood. Y Apocalipsis no es desastre, es revelación: Dios se revela. Y aun en medio de las dificultades, las tristezas y angustias, el Apocalipsis revela el gozo y la esperanza de estar con Dios”, explicó.

En referencia a la palabra “todos”, el prelado señaló: Al final del Apocalipsis hay una frase que el que escribe pone en la boca del Señor Jesús: “Yo hago nuevas todas las cosas”. 

“Y cuando Jesús muere, ¿Cuál fue su última palabra? ‘Todo se ha cumplido’. Ahora se entiende un poco más cuál es nuestra misión, porque cuando Jesús se despide de los suyos y se va al Cielo, lo primero que dice antes de partir al Cielo a donde nos va a preparar un lugar,  ahí empieza con el ‘todo’, de vuelta: ‘Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra’”, recordó.

“’Vayan a todos los pueblos’, continuó. “‘Enséñenles todo lo que yo les dije, y yo voy a estar con ustedes todos los días hasta el fin del mundo’”, añadió. “

Ahora se entiende por qué Pablo dice: ‘Todo fue creado por Él y para Él. Él existe antes que todas las cosas. Todo subsiste en Él, Él es toda plenitud. Por Él quiso reconciliar consigo todas las cosas. Todo lo que es verdadero y noble, todo lo que es justo y puro, todo lo que es amable y digno de honra, todo lo que haya de virtuoso y merecedor de alabanza debe ser objeto de sus pensamientos, dice Pablo. Yo estoy hecho a todo, concluye. Todo lo puedo en aquel que me conforta”.

“¿Se dan cuenta lo que es la santidad? Es elegir todo”, reflexionó. “De hecho, cuando San Pablo quiere describir el amor, dice: El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Esta es la invitación que el Señor nos da. Porque esta es nuestra vocación, es a eso a lo que nos ha invitado. Por eso somos dichosos, por eso somos bienaventurados, por eso somos felices, por eso somos suertudos y, sobre todo, felices los que creen sin haber visto, y acá estamos”.+