Domingo 28 de noviembre de 2021

Mons. D?Annibale: "Hagamos de la parábola del sembrador un proyecto de vida"

  • 15 de julio, 2014
  • Río Gallegos (Santa Cruz)
El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D?Annibale, compartió una reflexión sobre el evangelio dominical, en este caso, sobre la parábola del sembrador. El prelado identificó al cristiano con el terreno que el sembrador se dispone a cultivar, y propuso evaluar cada día cómo está el espíritu de cada uno para recibir y vivir la propuesta del evangelio. Finalmente, exhortó a hacer de esta parábola un proyecto de vida.
Doná a AICA.org
Como todos los domingos, el obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D?Annibale, compartió una reflexión sobre el evangelio, en este caso, sobre la parábola del sembrador. El prelado identificó al cristiano con el terreno que el sembrador se dispone a cultivar, y propuso evaluar cada día cómo está el espíritu de cada uno para recibir y vivir la propuesta del evangelio. Finalmente, exhortó a hacer de esta parábola un proyecto de vida.

El prelado explicó que Jesús nos habla en parábolas para involucrar al oyente en el mensaje. "Las parábolas requieren que el oyente se comprometa con el pasaje. En las parábolas no está todo explicado, todo desgranado, no se explican todas las cosas. Nos piden que nosotros recibamos la parábola y la dejemos trabajar dentro de nuestro corazón", profundizó.

"El sembrador salió a sembrar, y esparce la semilla. El Señor nos dice que de acuerdo al terreno donde cae es si dará o no dará fruto. El terreno fértil hace producir el fruto, pero si es tierra dura o pedregosa, esa semilla no dará fruto. Podemos imaginar que esta parábola nos invita a preguntarnos sobre cómo está nuestro terreno", sugirió.

"¿Cómo está mi terreno? ¿Cómo me caen las cosas? ¿Cómo me llega la semilla que Dios me envía? ¿Cómo me llega la sonrisa de un niño o de una niña, o de mi esposo o esposa? ¿Cómo me llega la sonrisa o el consejo de un amigo?", invitó a reflexionar.

"¿Estoy cerrado, soy una piedra, no me entra nada? ?agregó-. ¿O soy tierra fértil en la que el Señor hace producir? Esta es una clave de vida: cómo tenemos el evangelio será como nosotros podremos vivir lo que el Señor nos propone en nuestra vida".

"Que la parábola del sembrador cale hondo en nuestros corazones para ser hombres y mujeres que puedan vivir con mucha fuerza este caminar. A eso estamos invitados. Vamos a poner lo mejor de nuestra parte y poner lo mejor de nuestro corazón, para que sea tierra fértil donde caiga y produzca mucho fruto. Que conduzca a lo mejor de nosotros. Hagamos de la parábola del sembrador un proyecto de vida", concluyó.+