Sábado 24 de febrero de 2024

Misioneros porteños, enviados a gritar el Evangelio con la vida

  • 6 de diciembre, 2023
  • Buenos Aires (AICA)
La misa de envío fue presidida por el obispo auxiliar de Buenos Aires, Mons. Alejandro Giorgi. Recibieron las cruces misioneras bendecidas y se encomendaron a la Virgen María para emprender el camino.
Doná a AICA.org

Los misioneros de la arquidiócesis de Buenos Aires compartieron una misa de envío, para renovar el impulso de gritar con su vida el Evangelio, especialmente en las misiones que se realizarán durante el verano en pueblos y barrios a lo largo y ancho del país.

En las vísperas del día de san Francisco Javier, patrono de las misiones junto con santa Teresita del Niño Jesús, la arquidiócesis de Buenos Aires celebró la misa de envío misionero, con la participación de las agrupaciones de Obras Misionales Pontificias (OMP), la misión ad gentes y los grupos misioneros de las parroquias y colegios de la Ciudad.

La misa comenzó con el alegre canto del Ministerio Emmanuel y la procesión del obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Alejandro Giorgi, y los sacerdotes concelebrantes. 

Luego se presentaron los grupos misioneros y las comisiones de OMP a nivel nacional y arquidiocesano, el equipo de misión ad gentes, el equipo de Infancia y Adolescencia Misionera y la Unión de Enfermos y Ancianos Misioneros.

En la homilía, monseñor Giorgi expresó: “Por el Bautismo, no podemos callarnos lo que hemos visto y oído”, relacionando este llamado a la misión con el inicio del tiempo de Adviento.

“Estamos esperando a Dios, que llega y vuelve a sorprendernos que llega por la puerta de servicio y como un niño. Sólo eso, es para gritarlo”, sostuvo.

Mons. Giorgi remarcó que la misión “es una necesidad” y que no importa en qué lugar esté uno. “Nuestra misión aquí, allí o más allá, es gritar. Que la vida nuestra grite que Jesús va primero, que nos ha dado la vida. Ser testigos de Cristo con la fuerza del Espíritu”, destacó.

Luego de compartir la comunión, los misioneros recibieron sus cruces misioneras bendecidas y se encomendaron a la Virgen María, para emprender cada uno el camino misionero que le fue encomendado.

Más información, en www.encamino.org.ar.+