Viernes 3 de febrero de 2023

Miles de peregrinos participan de la Semana Brocheriana

  • 23 de enero, 2023
  • Villa Cura Brochero (Córdoba) (AICA)
Comenzó el 19 y proseguirá hasta el 26 de enero. Hay misas cada día a las 7, a las 10 y a las 12 en el Salón Mi Purísima. La misa de clausura será presidida por el obispo Ricardo Araya (Cruz del Eje).
Doná a AICA.org

El obispo de Cruz del Eje, monseñor Hugo Ricardo Araya presidió, el 19 de enero, la misa de apertura de Semana Brocheriana en Villa Cura Brochero. La tradicional semana de oración inspirada en el Santo Cura Brochero se desarrolla hasta el 26 de enero, fecha que se conmemora la muerte del apóstol de las Sierras.

La Semana Brocheriana es un tiempo de celebración que, desde hace 71 años, permite conocer al Santo Cura. Se gestó para pedir por la canonización del Cura Brochero, y una vez que se la obtuvo, se continuó celebrando para crecer más en la devoción a él. Este año, los inspira el lema diocesano: “Con el gusto espiritual de ser pueblo, compartamos la alegría del evangelio”. Miles de peregrinos se acercan cada día a rezar al Santuario y participar de la misa. 

En el Salón “Mi Purísima”, monseñor Araya presidió la misa de apertura y reflexionó sobre la Palabra de Dios diciendo: “Vivir como cristianos implica siempre una lucha. Eso se experimenta en el corazón de cada uno. Un combate de todos los días. Jesús vino al mundo para vencer. Alguno sentirá que tiene ganas de ayudar a los otros, y también la tentación de dejar que otro se ocupe. La lucha entre ese este deseo, de salir de mi mismo, y el de seguir indiferente ante el dolor ajeno. Jesús nos hace salvadores porque nos ha venido a salvar y nos da fuerza para amar. Aquí aparece Brochero como una luz, que nos guía para luchar contra el mal”.

Haciendo una reseña histórica de esta celebración, el prelado continuó: “Cuando uno viene a la Semana Brocheriana, se conecta con una historia y un momento que hace referencia a los ejercicios espirituales. La primera Semana Brocheriana fue celebrada en 1952, a los 75 años de la inauguración de la Casa de Ejercicios Espirituales de Villa del Tránsito. Cuando llegó Brochero en 1869, se instaló en la sede de la parroquia que era en San Pedro. Dos años después, llevó el primer grupo de ejercitantes a Córdoba. En el tercer año llevó la segunda tanda con hombres y mujeres. Dadas las dificultades de los viajes, la gente le clama al Cura una Casa de Ejercicios en Traslasierra. En 1875 comienza la construcción de la Casa en Villa del Tránsito. Y en 1877 la inauguró con una tanda de 700 hombres, siguió otra de 600 y una última de 900 en ese mismo año”.

“Este año vamos a celebrar los 10 años de la beatificación de Brochero. Me parece que el modo de honrarlo, de dar gracias por el don de su vida, es haciendo ejercicios espirituales, aunque sea un día”, destacó.

El obispo contó una anécdota personal: “Una vez fui a Las Jarillas (Departamento Pocho), y un señor me contó allí que todas las noches cuando se va a dormir, cierra los ojos y ve los tirantes de la Casa de Ejercicios. Esta experiencia lo marcó para siempre”.

“Me parece que es el modo natural de celebrar a Brochero. Haciendo ejercicios espirituales aprenderemos que no solo la vida es una lucha, sino que la lucha se vence porque Jesús salva. Pero eso hay que experimentarlo, hacerlo vida, sentirlo desde adentro. Eso tiene que desinstalarnos, movilizarnos. Porque la vida cristiana en serio, exige esta conciencia de la lucha, la esperanza y el triunfo. Aquí en la diócesis insistimos que en todas las parroquias debe haber ejercicios espirituales, aunque sean pequeños".

"El padre Aznar, que escuchó testimonios de ejercitantes después de la muerte del cura, cuenta que, para los ejercicios espirituales cada uno ponía lo que tenía. Una bolsa de maíz, un animalito, una carga de leña o dinero. Los más pudientes un carro con zapallos o leña. Se lo hacía con poco, pero con todos. Cada uno poniendo lo que tenía. Todas clases sociales juntas, en el mismo lugar, rezando lo mismo. Poniendo el corazón en el mismo Cristo Salvador”, subrayó.

La Semana Brocheriana culmina el 26 de enero y cada día se celebran misas a las 7, 10 y 12 en Salón Mi Purísima. La misa de clausura será presidida por monseñor Araya a las 20 en la plaza frente al santuario.+

NOTICIAS RELACIONADAS