Domingo 26 de septiembre de 2021

México: Los obispos exigen justicia tras el asesinato de un catequista en Chiapas

  • 7 de julio, 2021
  • Ciudad de México (AICA)
Simón Pedro Pérez López fue asesinado en el municipio de Simojovel, el 5 de julio. Las denuncias sobre la creciente violencia en Chiapas no son escuchadas, lamentan los obispos.
Doná a AICA.org

La Iglesia en México condenó el asesinato del líder tzotzil Simón Pedro Pérez López, defensor de los derechos humanos y catequista de la parroquia Santa Catarina, en el municipio de Pantelhó, en el municipio de Pantelhó, en la diócesis de San Cristóbal de las Casas, asesinado el 5 de julio por una persona que viajaba a bordo de una motocicleta, en la región de los Bosques de Chiapas.

“Con dolor hemos sabido del asesinato de nuestro hermano Simón Pedro Pérez López, indígena tzozil, catequista de la parroquia de Santa Catarina, en Pantelho, diócesis de San Cristóbal de las Casas, quien era presidente de la organización cívica Abejas de Acteal, cuyos miembros han emprendido una lucha pacífica en busca de justicia”, comienza el comunicado de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas, firmado por el obispo, monseñor Rodrigo Aguilar Martínez, por el obispo auxiliar, monseñor Luis Manuel Alfaro López, por el canciller y por el Vicario de “Justicia y Paz”.

En el texto, fechado ayer, 6 de julio de 2021, se recuerda: “En el contexto de la espiral de violencia que se vive en Chiapas, sumado al dolor de los pueblos tsotsil, tzeltal, Ch’ol, Totic y Tojolabal, son una herida abierta para la diócesis, multiplicada por los abusos, injusticia e impunidad, desplazamientos forzados, asesinatos, homicidios políticos, robo de tierras y vehículos. Nuestra memoria nos recuerda los acontecimientos que tuvieron lugar antes de la masacre de Acteal, que luchamos por olvidar”.

La diócesis señala que “varios habitantes del municipio de Pantelhó han denunciado que desde hace varios años vienen sufriendo amenazas de personas de la autoridad municipal que conspiran con el crimen organizado en la cabecera municipal y diferentes comunidades de Pantelhó. El comunicado recuerda, además, los asesinatos de personas “que quedaron sin que se aplique justicia”. 

Tras citar los análisis del continente latinoamericano y de las dinámicas que generan opresión, terror y muerte, el texto denuncia: “Como diócesis, de varios modos advertimos a las autoridades de dichas situaciones y nos hemos hecho portavoces de todas estas denuncias y sufrimientos, pero parece que hay intereses oscuros que generan omisión a las denuncias, se minimiza, se atiende con dádivas y programas que no responden a la situación de fondo”. 

“Volvemos a ver en Chiapas -añade el texto- la reactivación de las fuerzas que se multaron de paramilitares al crimen organizado, aliados al narco gobierno que han invadido nuestro estado para controlar la resistencia a los pueblos organizados que defienden su autonomía”.

“Esta situación, nos urge a pedir a las autoridades gubernamentales que impidan que se repitan hechos similares; que protejan a la población, en particular a quienes defienden los derechos humanos; que informen sobre los avances de los casos que hasta ahora han quedado impunes. 

“Que la sangre de Simón Pedro Pérez y de todas las personas asesinadas -concluyen-, sean semilla para la liberación de niños indígenas que sufren marginación, persecución y desplazamiento. La sangre clama paz, la sangre clama justicia, pero nunca clama venganza”.+